fbpx

Qué Hacer Cuando TE SIENTES ESTANCADO 🙌

Qué hacer cuando te sientes estancadoSi te sientes estancando porque no logras conseguir lo que quieres, SIGUE ESTOS PASOS!👇👇👇


 
 
 
 
 

Qué Hacer Cuando TE SIENTES ESTANCADO 🙌

¿Tus días son como un bucle que se repite y en el que sientes mucha desmotivación?

¿Te levantas por la mañana y entras en una especie de piloto automático?

¿Tienes la sensación de vivir en el día de la marmota?

En ese caso quédate porque hoy voy a contarte todo lo que he aprendido sobre el estancamiento personal y profesional.

Qué es, cuáles son sus causas, vamos a revisar qué es exactamente lo que te está bloqueando y al final del video te desvelaré los 5 pasos que deberás dar para salir de ahí y avanzar en tu vida.

¡Dentro vídeo!

👇🏻👇🏻👇🏻

 

«Qué Hacer Cuando TE SIENTES ESTANCADO 🙌«

Qué Hacer Cuando TE SIENTES ESTANCADO 🙌

  
Llévate cada día nuevos consejos y aprendizajes que te ayudarán a salir del estancamiento y desarrollar todo tu potencial, con mi programa MAÑANAS CONSCIENTES👇👇👇

🔥 Para más info, pulsa aquí >>

 

 

Transcripción del Video:

«Qué Hacer Cuando TE SIENTES ESTANCADO 🙌«

 

El otro día hablaba con una clienta que está pasando por un estado de bloqueo y me comentaba: «Estoy perdida, apática, no tengo ningún objetivo claro ni algo que me emocione conseguir, Sandra ¿para dónde ir si no sabes qué otra cosa podrías hacer con tu vida?».

Obviamente que cuando escucho esto en mis sesiones no puedo evitar identificarme, pues yo también he estado en esa situación en la que sabes que tu vida no te gusta y no te llena, pero no tienes ni idea de qué es lo que quieres y lo que puedes hacer para salir de ahí. Incluso cuando si tienes alguna idea de qué te gustaría hacer, acabas por barajar tus opciones, pero no sabes si tomar el camino a, el b, el c o si solamente es una fase, o una tontería, y por tanto no deberías hacer nada.

Ahora que ya han pasado unos cuantos años desde que logré superar esa fase, puedo decirte con total seguridad que:

Sentirse estancado es una señal de que es hora de hacer un cambio.

Podría ser un cambio de vida, un cambio de profesión, o simplemente un cambio en tu perspectiva o un cambio en tus hábitos. Lo importante es que tengas claro lo siguiente:

– La forma en que estás haciendo las cosas ya no funciona.

 

1. ¿Qué es el estancamiento?

Lo primero que me gustaría aclararte es que el estancamiento es una sensación no un hecho. Es decir, puede ser que ahora mismo sientas que te has quedado atrapad@ en una tela de araña. Pero repito, la realidad no es que estás estancado, en cualquier momento puedes mandar toda tu vida al carajo y ponerte a hacer cualquier otra cosa. Eso sí, con todas sus consecuencias. Por tanto, empecemos por definir el estancamiento como una sensación y no como una condición o un hecho. Esa es la primera gran y cruda verdad que necesitas para oír para empezar a cambiar tu suerte.

 

Así pues, el estancamiento tiene mucho que ver con esa sensación de que tienes un montón de cosas que hacer y atender, y que hagas lo que hagas no conseguirás liberarte de ninguna. Esto te lleva a rendirte, a no hacer cambios (porque crees que no servirán de nada) y a esperar con todas tus fuerzas que “algún día las cosas cambien”, que algún día algo sucederá y podrás tener una vida más feliz y plena. En lugar de utilizar tus propios recursos, para sacarte a ti mismo de ahí…

Y es que… ¡Qué daño hace confiar nuestra vida a los milagros, los dobles, la nada, los ángeles o la ley de la atracción!

Si lo piensas, todos en algún momento de nuestra vida, hemos pasado por alguna fase de estancamiento. Y lo peor es que cuando te quieres dar cuenta, has alcanzado un nivel de comodidad o estabilidad tan grande, que te engulle, como un colchón blando, en el que terminas hundiéndote si te descuidas.

Sin contar que, muchas veces a pesar de que tu vida no te gusta, te acostumbras a esa realidad, y conviertes lo que no te gusta, en tu zona de confort. Para mí, esto es estancamiento.

Yo lo recuerdo como un estado semi-inconsciente en el que no sientes ningún tipo de impulso hacia la acción, hacia propiciar algún cambio que te enriquezca y haga más significativo el hecho de vivir. Más bien es un estado de queja, desmotivación, a veces también irritabilidad, y sobretodo mucha mucha “estabilidad incómoda” que te atrapa y hace que pierdas la ilusión por la vida.

 

2. Causas del estancamiento

Yo siempre digo que cuando no sabes qué hacer para salir de una situación que te limita, es importante que primero reflexiones sobre cuál ha podido ser la causa o causas de que estés ahí. Por eso antes de darte las claves que te ayudarán a salir de tu estancamiento, vamos a revisar las posibles razones por las cuales te sientes estancado. Para que puedas llevarte las tomas de conciencia que necesitarás como punto de partida para hacer un cambio y avanzar en la vida.

 

a) Confundes rutina con zona de confort.

Cuando cada día se parece al día anterior y tus acciones están automatizadas, no es una rutina. Es una zona de confort. Yo, por ejemplo, tengo una rutina semanal en la que los lunes saco las tareas más importantes de la semana, los martes me ocupo de mi video semanal en YouTube, los miércoles son para redactar guiones, y los jueves para dedicar a Instagram y los viernes grabo los audios de mañanas conscientes. Además, cada día me levanto a las 07:00h y sigo una rutina de mañana, trabajo, cumplo con mis obligaciones y metas personales y al acabar el día sigo mi rutina de noche.

¡Pero no hay un solo día que sienta que estoy en mi zona de confort! Cada vez que hago algo creativo, un guión, un post de Instagram, un audio de mañanas conscientes, estoy totalmente fuera de mi zona de confort, pienso estará bien esta idea, funcionará, qué pensará la gente, de qué voy a hablar esta semana…Estoy siempre pensando en el siguiente proyecto que voy a emprender, etc.

Entonces, rutina no significa zona de confort. Obviamente hay muchas cosas que “confortables” en mi vida, pero no es dónde paso la mayor parte de mi tiempo, sobre todo en el trabajo.

Recuerda que no eres un robot. Tal vez haya llegado la hora de que despiertes.

 

b) Piensas que la vida es así, y que puedes o debes “aceptarla como es”

Aunque el conformismo no es malo de por sí, a veces lo utilizamos como excusa barata para no hacer nada. Porque en realidad tienes miedos, o no sabes cómo manejar la situación, o por dónde empezar. O incluso a veces es porque piensa que la aceptación es el camino y debes aceptar esa relación en la que no se te ama ni respeta, ese trabajo que no te llena ni motiva, esos compromisos que no te atreves a abandonar por el qué dirán, etc, etc, etc.

Esto yo lo veo muy claro y muy frecuentemente en el seno de las relaciones de pareja. Muchas veces el pensamiento «bueno, nadie es perfecto» o “bueno, si es así es porque yo tengo algo dentro de no acepto de mi, y el otro me lo está mostrando” o “la culpa es mía, son mis errores de percepción los que hacen que yo sufra en esta relación”, y poco a poco te conviertes en una persona sumisa a un completo tirano o tirana. Así que lo que haces es tratar de aceptar, de decirte a ti mismo que la vida te ha traído eso para crecer, pero en el fondo, muy en el fondo es muy probable que te sientas estancado y no sepas cómo salir de esto o incluso que puedes salir de eso.

 

c) Hace tiempo que no tomas decisiones

Aquí no hace falta que me extienda demasiado ¿verdad? La cosa es muy simple, puedes reflexionar y analizar lo que quieras, pero no olvides que si no tomas decisiones, no vas a llegar a ningún lado. No hay mucho más que decir.

 

d) Estás en modo “Cero riesgo”

«Puede que no sea el trabajo de mis sueños, pero el sueldo es bueno y me queda cerca de casa».

“Puede que no sea el amor de mi vida, pero ahora mismo estamos bien y no me imagino con nadie más”

“Lo que pasa es que no tengo la certeza de que ese sea mi camino, entonces para qué arriesgarme si mi vida tampoco está tan mal”

Mucha gente ha tenido pensamientos similares en algún momento de su vida. No toman riesgos porque les da miedo no obtener lo que quieren y/o perder lo que ya tienen. Al final se trata de otra zona de confort más te inventas para no tener que enfrentarte a ningún tipo de riesgo, ni siquiera a riesgos ridículos que para nada comprometerían tu futuro en realidad.

 

e) Te has acostumbrado tanto a tus excusas que acabaste por creértelas

Cuando llevas tiempo aferrado a tu zona de confort es seguramente porque llevas tiempo sin permearte ninguna información nueva. Están tan acostumbrado a tu propia perspectiva (repleta de exucusas) que te la crees, porque has acabo por tener un campo de visión tan pequeñito, que no ves oportunidades ni que estás fueran tan visibles como un elefante entrando en una cacharrería.

La salida a esto, como veremos, es empezar a interesarte y aprender del éxito de otras personas para inspirarte y así intentar cambiar algo en tu vida.

 

 

3. Qué nueva mentalidad necesitas para avanzar en tu vida?

Salir del estancamiento, en la mayoría de los casos, demanda primero que hagas un cambio de mentalidad, o lo que es lo mismo, un cambio de perspectiva. Abrir tu visión del mundo, de cómo podría ser tu vida y de ti mismo es la base sobre la cual después podrás edificar nuevos objetivos, una renovada ilusión y dosis altas de motivación para empezar a crear tu nueva vida.

Y para ayudarte con esto voy a relatar ahora la Fábula de la Vaca que espero te inspire y motive a abrir tu mente y perspectiva hacia nuevos caminos.

 

La Fábula de la Vaca

Esta es la historia de un aprendiz, que partió en un viaje con su maestro y transformó su forma de ver las cosas.

Emprendieron el camino por los lugares más pobres de la comunidad hasta que llegaron a una casa a punto de derrumbarse, era la casa más humilde y daba un aspecto de total abandono. Ahí vivían ocho personas en diez metros cuadrados, dos abuelos, dos padres y cuatro hijos, con viejas prendas…

Entonces se aproximó al padre de familia y le preguntó: «En este lugar no existen posibilidades de trabajo ni comercio posible. ¿Cómo hacen usted y su familia para sobrevivir aquí?»

El señor respondió:

«Amigo mío, nosotros tenemos una vaca que nos da varios litros de leche todos los días. Una parte de la leche la vendemos o cambiamos por otros alimentos en la ciudad vecina. Con la otra parte hacemos queso, yogur y demás para nuestro consumo. Así es como sobrevivimos».

El maestro agradeció la información y allí pasaron la noche el maestro y su discípulo.

Al día siguiente, muy temprano y sin despertar a nadie, los dos viajeros se dispusieron a continuar su camino. Salieron del hogar y antes de emprender la marcha, el maestro le dijo a su discípulo: “Es hora de que aprendas la lección que has venido a aprender”.

Sin que el joven pudiese hacer nada para evitarlo, el anciano sacó una daga que llevaba en su bolsa y mató la pobre vaca que se encontraba atada a la puerta de la vivienda, ante los incrédulos ojos del joven.

Maestro, dijo el joven: “¿Qué has hecho? ¿Qué lección es ésta, quien eres tú para dejar a esta familia en la ruina total? ¿Cómo has podido matar esta pobre vaca, que representaba lo único que poseía esta familia?”

Haciendo caso omiso a los interrogantes del joven, el anciano se dispuso a continuar la marcha, y maestro y discípulo partieron sin poder saber qué suerte correría aquella familia ante la pérdida de su única posesión.

Durante los siguientes días, una y otra vez, el joven era confrontado con la idea de que, sin la vaca, aquella familia seguramente moriría de hambre.

Un año más tarde, los dos hombres decidieron regresar nuevamente por aquellos senderos a ver qué suerte había corrido aquella familia. Buscaron la humilde posada nuevamente, pero en su lugar encontraron una casa grande. Era obvio que la muerte de la vaca había sido un golpe demasiado fuerte para aquella familia, quienes seguramente habían tenido que abandonar aquel lugar y ahora, una nueva familia, con mayores posesiones, se había adueñado de aquel lugar y había construido una mejor vivienda.

Cuál sería su sorpresa cuando del interior de aquella casa salió el hombre que un año atrás habitaba en esa vivienda. ¿Cómo es posible? preguntó el joven. Hace un año en nuestro breve paso por aquí, fuimos testigos de la profunda pobreza en que ustedes se encontraban. ¿Qué ocurrió durante este año para que todo esto cambiara?

Ignorante del hecho de que el discípulo y su maestro habían sido los causantes de la muerte de su vaca, el hombre relató cómo, el mismo día de su partida, algún maleante, envidioso de su vaca, había degollado al animal.

El hombre continuó relatándole a los dos viajeros cómo su primera reacción ante la muerte de la vaca había sido de desesperación y angustia. Por mucho tiempo, la vaca había sido su única fuente de sustento. El poseer esta vaca le había ganado el respeto de sus menos afortunados vecinos, quienes envidiaban no contar con tan preciado bien.

Sin embargo, continuó el hombre, poco después de aquel trágico día, decidimos que a menos que hiciéramos algo, muy probablemente, nuestra propia supervivencia estaría en peligro. Así que decidimos limpiar algo del terreno de la parte de atrás de la casucha, conseguimos algunas semillas y decidimos sembrar vegetales y legumbres con los que pudiésemos alimentarnos.

Después de algún tiempo comenzamos a vender algunos de los vegetales que sobraban y con este dinero compramos más semilla y comenzamos a vender nuestros vegetales en el puesto del mercado. Así pudimos tener dinero suficiente para comprar mejores vestimentas y arreglar nuestra casa. De esta manera, poco a poco, este año nos ha traído una vida nueva.

El maestro, quien había permanecido en silencio, prestando atención al fascinante relato del hombre, llamó al joven a un lado y en voz baja le preguntó: – ¿Tú crees que si esta familia aún tuviese su vaca, estaría hoy donde ahora se encuentra?

 

Bien, ¿Cuál es la moraleja de esta historia?

Muchas veces te bloqueas porque tu trabajo actual (que no te hace feliz) te da el sustento que necesitas y por miedo a perder ese sustento, no te decides a dar ni un solo paso para cambiar tu vida. Y no te confundas, no estoy concluyendo que debas ser un kamikaze, lo quiero denunciar es esa manía que tenemos de pensar:

– Bueno si me despiden, entonces buscaré otra cosa. O, – Bueno si al final cierran la empresa, pues no será culpa mía y entonces veré lo que hago. Si ahora mismo te sientes estancado seguramente sea en parte porque te dices cosas así a menudo. Porque no quieres hacerte responsable. Si pierdes tu trabajo, no quieres sentirte responsable de ello, prefieres la situación de la víctima: – No, a mi es que me despidieron o cerró la empresa, por eso estoy sin trabajo de momento.

Esa opción no te da tanto miedo porque te convierte en víctima. Pero ¿qué pasaría si tú dejaras tu trabajo y tardaras más de lo esperado en encontrar otro? Que te sentirías tremendamente culpable. Y como no sabes lidiar con la culpa entonces lo que haces es evitarla a toda costa. A costa de tu propia felicidad.

 

Y yo te voy a decir una cosa, la culpa es maravillosa cuando sabes sacarle partido. La culpa bien gestionada es responsabilidad. La responsabilidad es lo que las personas protagonistas de sus vidas, utilizan para salir adelante, para sacarse las castañas del fuego, para tomar decisiones, correr riesgos (que no tienes por qué ser terminales) y hacer lo que tienes que hacer para tener la vida que quieren.

Entonces, tu problema es que no quieres sentir culpa. Si algo sale mal, no quieres sentirte responsable de ello. Sin embargo, eres la misma persona. Pase lo que pase, si te despiden te pondrás a full a buscar una solución y los solucionarás, a ver, no te vas a morir, algo se te ocurrirá. Y si no te despiden lo mismo. Si tú dejas ese trabajo que no te gusta, te pondrás a full a buscar una solución y los solucionarás, a ver, no te vas a morir, algo se te ocurrirá. Es lo mismo.

La diferencia es esta cuestión de: -Es que no quieres hacerte responsable de eso, porque si sale mal al menos puedes decir que “es que me despidieron y ahora mira, me han dejado tirado, la culpa es del gobierno, bla, bla, bla”.  Y si tomas tú la decisión no vas a poder echarle la culpa a nadie. Lo que significa que tendrás más espacio mental y más ganas y energía para coger las riendas de la situación, sacar lo mejor que hay en ti, y solucionarlo.

Toma nota: cuando te haces responsable de tu situación, cuando no eres la víctima de nada ni de nadie, es cuando das lo mejor de ti. Es cuando te levantas más temprano para hacer lo que tienes que hacer. Cuando te rebanas los sesos para encontrar la mejor solución. Es cuando te vuelves disciplinado y no abandonas. Cuando pase lo que pase te sobrepones a ello y sigues adelante. Es cuando desarrollas nuevas habilidades, nuevas perspectivas y tomas pequeños riesgos, calculados, que poco a poco te llevan a crearte una nueva vida. Una vida plena y con propósito.

 

 

4. ¿Qué hacer cuando tu vida PERSONAL está estancada?

Bien, empecemos pues por ver qué pasos puedes empezar a dar para desperezarte y empezar a dar pasitos que te lleven, poco a poco, a retomar las riendas de tu vida. Y en el siguiente punto veremos, más específicamente qué puedes hacer para salir del estancamiento laboral.

 

Paso 1. Empieza a MOVERTE.

Recordemos lo que dijimos al principio el estancamiento es una sensación no un hecho. Por tanto, aunque sé que te sientes atrapad@, y que en cierta medida crees que no te puedes mover, que no tienes alternativa… Pero en realidad ¡sí que puedes! Es una ilusión pensar que no hay nada que hacer o que no tienes posibilidades.

 

Ahora bien, esto es más fácil decirlo que hacerlo, así que para esas etapas de la vida en que te sientas realmente muy muy atascado, te sugiero que lo primero que hagas sea: MOVERTE. Moverte en cualquier dirección y de cualquier manera, con plan o sin plan (incluso aunque te equivoques).

Y es que al igual que le pasa al agua estancada, que se enturbia y llena de algas, lo mismo le ocurre a tu mente y a tu cuerpo cuando te estancas. Si te quedas «fosilizado» en las mismas ideas año tras año, y no cambias tu visión del mundo, por más que el mundo sigue cambiando cada día, te vuelves turbio: te llenas de negatividad, irritabilidad, creencias limitantes, y amargura.

Entonces, qué hacer. Pues lo mismo que harías para purificar el agua estancada: hacer que circule, ponerla en movimiento. Bien, pues esto mismo es lo que te propongo para ti. MUÉVETE.

¿Cómo? En esta fase, no importa, de cualquier manera servirá. Puedes

– Salir a pasear, hacer manualidades, bailar, tocar el piano, fregar los platos o regar las plantas cada vez que te sientas en un estado de angustia, opresión e inmovilidad. Es importante que recuerdes el poder que tiene mover el cuerpo cuando quieres calmar la mente o el corazón.

– Leer libros de autoayuda o artículos que te hagan pensar de forma más amplia, que te inspiren, que «remuevan» tus ideas acerca de lo que es o no posible en tu vida. A mí particularmente es lo que más me ayudo a ver las cosas desde otro lugar y animarme por fin a dejar el trabajo que tenía y empezar una nueva vida como Coach.

– Ver películas, ir a museos o exposiciones, a la biblioteca, a restaurantes de comida rara y exótica. Es interesante buscar estímulos que te hagan salir de lo conocido, que te obliguen a ver la realidad de forma diferente, a ver que es mucho más amplia y rica de lo que imaginabas hasta ahora.

– Hablar con personas atrevidas, alocadas, muy diferentes a ti, que te lleven a lugares poco convencionales. Seguro que tienes un amig@ que encaja en esta descripción ¡sugiérele un café hoy mismo!

 

Ok, una vez que hayas empezado a mover tu cuerpo, tus ideas y tus emociones, es el momento de pasar al siguiente paso.

 

Paso 2. Comienza un nuevo hábito o pon orden en tu vida.

El paso 1 sólo era el impulso que necesitabas para que ahora puedas pasar a tomar acción de manera más enfocada.

Párate un momento y piensa: ¿Cómo saldrías de zona de arenas movedizas? ¿Te moverías para todos lados y sin orden? ¿O más bien… seguirías una única dirección y perseverarías en el movimiento en esta línea? Aquí está la respuesta.

Para salir del estancamiento vital no hay nada más fácil y efectivo que adquirir un nuevo hábito. Un solo nuevo hábito al principio. Y en este punto, no importa nada cuál sea el hábito elegido, sino que lo importante es el PROCESO continuado y enfocado que vas a tener que seguir para construirlo.

Es decir, el secreto para desbloquear una mente confundida es comprometerse con una acción y ejercitarla en el tiempo. Puede ser empezar a hacer deporte, empezar a escribir haciendo journaling, leer antes de irte a dormir, o meditar diez minutos todos los días, no importa la actividad que elijas sino que seas constante en ella.

Porque el movimiento enfocado, continuo y paciente te saca del bloqueo. Hace que introduzcas un primer cambio en tu vida estancada, y te nutre de la vitalidad que necesitas.

 

Paso 3. Convierte tus pensamientos limitantes en preguntas

Si has decidido moverte y posteriormente enfocarte en una actividad, es posible que vuelva la parálisis cuando te encuentres con alguno de estos pensamientos: «no puedo hacer esto», «no sé cómo hacerlo» o «no tengo tiempo/dinero».

 

Tenemos en la cabeza estas tres afirmaciones categóricas todo el tiempo: «no sé para dónde ir, por eso no actúo», «no puedo cambiar, es muy difícil, así que ni lo intento», «necesito más tiempo o dinero, ahora mismo no puedo hacer nada».

Podemos pasar días y días dándole vueltas a esos «no sé, no puedo, no tengo» sin llegar a ningún sitio porque estas afirmaciones nos meten en un bucle sin salida.

Peeeeeero, ¿y sin en lugar de afirmaciones fueran preguntas? ¡Automáticamente dejarían de atascarte!

En vez de pensar «no puedo» lo paso a pregunta —–> ¿Y cómo SÍ podría? ¿Qué necesito para poder?

En vez de «no sé» —–> ¿Y qué puedo hacer para saberlo, dónde puedo encontrar la respuesta?

En lugar de quedarte atascad@ en el «no tengo tiempo y/o dinero» pregúntate —-> ¿De qué forma podría conseguir más tiempo o más dinero? ¿Qué cosas puedo hacer o dejar de hacer para lograrlo?

 

Y es que nuestra mente tiende espontáneamente a buscar una respuesta cuando le planteas en serio una pregunta. Ahí reside el gran poder de tu mente, y lo único que debes hacer es aprender a sacarle el mejor partido. Yo siempre digo: a ver, corazón, tienes un cerebro de homo sapiens sapiens, da igual cuál sea tu situación y quién seas, tu cerebro es la joya más grande la evolución biológica, seguro que si le das verdadero uso, verás cómo logra sacarte de ahí.

Así que recuerda esto, lejos de mantenerte atrapado en un problema (el no sé/no puedo) las preguntas te incitan a buscar alternativas y soluciones, a poner en movimiento tus recursos mentales. Acostúmbrate a pasar tus afirmaciones negativas a preguntas, y de este modo haz que tu mente busque con entusiasmo nuevas alternativas.

 

Paso 4. Busca el sentido que hay detrás del bloqueo

Hay una cosa más que puedes hacer cuando te encuentres en esa desagradable situación de parálisis y es: encontrarle el sentido a esa situación.

A mi esto me ayuda un montón y lo hago constantemente, me sienta estancada o simplemente esté pasando por una mala racha. Lo que hago es preguntarme ¿y si todo esto, tan desesperante o hiriente está pasando por algo?

¿Y si esa apatía que tengo, esa desmotivación, esa confusión y parálisis que tengo ahora, ha ocurrido para ayudarme a encontrar una nueva manera de vivir, más alineada con lo quién soy realmente?

Este ejercicio de buscarle el sentido es muy muy enriquecedor, y te puede ayudar a ver la situación de forma más madura y protagonista. Porque para poder encontrarle el sentido a esa situación tendrás que analizar lo que te ha conducido hasta ella.

Tendrás que preguntarte:

  • ¿Por qué estoy en este punto?
  • ¿Qué hábitos, quizás sin darme cuenta, me han traído hasta aquí?
  • ¿Por qué me he desconectad@ de mis verdaderos deseos?
  • ¿Acaso estoy viviendo sin conciencia, sin reflexión, y actuando de forma automática?
  • ¿Me he dejado llevar por lo que querían otras personas?

Además, encontrar el sentido o propósito de una experiencia te obliga a hacer un aprendizaje de la misma. Es bien sabido que los momentos duros de la vida pueden contener las enseñanzas más hermosas. A ver, a nadie le gusta pasar por momentos difíciles, pero ya sabes de sobra que cuando atraviesas esas etapas con conciencia siempre creces, aprendes y maduras fruto de esa experiencia.

Entonces, reflexiona sobre ello y observa cómo tal vez este estancamiento te ha permitido redescubrir que no sirves para vivir según qué vida, o qué trabajo o qué relación de pareja. Es probable que ese periodo de oscuridad te lleve a tomar una mayor conciencia acerca de quién eres, qué te motiva en la vida, qué te apaga por tanto, qué quieres mantener de cara al futuro y qué cosas o personas no, etc, etc, etc.

 

En definitiva, en este cuarto paso se trata de que te hagas la pregunta de «¿Por qué y para qué estoy viviendo esta situación?» y muy probablemente esto te tranquilice. Cuando las personas vemos un sentido a nuestras circunstancias, cuando vemos que quizás necesitábamos vivir esos momentos de duda y dificultad para crecer y madurar, nos sentimos mejor, más plenos y una lucecita se enciende al final del camino.

 

 

5. Cómo salir del estancamiento profesional?

Aunque seguramente haré en breves un video dirigido a responder esta pregunta de manera más concreta y específica, aquí te dejo un pequeño adelanto para que sepas qué primeros pasos dar para salir del estancamiento profesional, si es que ahora mismo esta es la única área que te desmoraliza e impide que puedas disfrutar del resto de áreas de tu vida.

 

  1. Identifica el foco del desgaste

Igual que ocurre cuando tienes una enfermedad, identificar el origen es fundamental para resolver la situación. ¿Es tu jefe el que te impide sentirte motivado? ¿Te desmotiva tener un salario demasiado bajo? ¿O lo que te bloquea y desanima es que tu trabajo ni te llena ni te motiva? Una vez respondida la pregunta, trata de buscar una solución, que esté dentro de tus posibilidades y pide ayuda si es necesario.

 

  1. Planifica tu trayectoria profesional.

Pasamos muuuuucho tiempo en el trabajo, por eso dedicarte a algo que te guste y te haga sentir satisfecho es importante a la hora de evitar sentirte estancado o atascado. Si no tienes metas y no sabes qué camino seguir es fácil que te quedes estancado y vayas aceptando trabajos sin pensarlo mucho, o que te quedes en el mismo porque no te has planteado qué más hacer.

Sin embargo, a pesar de lo importante que es esto, es curioso cómo la mayoría de la gente planifica cuidadosamente sus vacaciones y, sin embargo, no emplea ni cinco minutos en planificar su trayectoria profesional.

A mí es algo que me deja perpleja, pero es así. Y por eso mucha gente se pasa la vida esperando las vacaciones y los fines de semana.

Así que tómate tu tiempo para planificar qué tipo de trayectoria profesional quieres seguir en función de tus valores y prioridades. Piensa hasta dónde te gustaría llegar, qué significa el éxito profesional para ti.  Y luego establece objetivos concretos para, paso a paso, hacerlo posible.

¿Qué no sabes cómo hacer eso? Muy fácil… ¡busca ayuda! Contrata los servicios de un profesional especializado en este tema que pueda ayudarte a conocerte mejor, y aclarar tu camino. Alguien que te ayude a ser consciente de sus fortalezas y debilidades, actitudes y aptitudes para desentrañar sus gustos y preferencias y diseñar un plan apropiado y acorde con tu formación y trayectoria profesional. Así que… se te acabaron las excusas, ¡jejeje!

 

  1. Invierte en formación

Aumentar tu formación con algún curso online o especializarte en algún campo que te interese dentro de tu sector puede hacer que te valores (y te valoren) mucho más como profesional. Aunque en principio esa formación no tenga ningún objetivo. El simple hecho de adquirirla te hará sentir que por fin avanzas, sales de tu atasco y te llenará de renovada motivación cada vez que aprendas algo nuevo e interesante para ti y tu carrera laboral.

Obviamente, si ya me conoces, sabrás que yo siempre te voy a recomendar que elijas formaciones prácticas, en especial aquellas que te enseñen a poner en práctica alguna cuestión. O aquellas que te ayuden a pasar a la acción, o que te permitan desarrollar nuevas habilidades o manejar nuevas herramientas o tecnologías. Y hoy en día esto está al alcance de cualquiera ya que los nuevo métodos online o semipresenciales de formación te permiten compaginar los estudios con el trabajo.

 

  1. Actúa

Es fácil quedarse planeando y analizando indefinidamente, con la ilusión de que estás cambiando las cosas; pero las cosas no cambian hasta que tomas acción.

Así que, si has llegado hasta aquí, que no sea para quedarte tal y como estabas antes. Recuerda que estás intentando mejorar tu situación, ser más feliz y vivir de manera más plena en todos los aspectos. No te quedes de brazos cruzados después de todo el análisis, reflexión y las ganas. ¡Actúa!

Por supuesto, dar los primeros pasos da muchísimo miedo, por eso es importante que tengas un plan de acción con objetivos definidos y que te rodees de gente que te apoye.

El primer paso es el más difícil, pero una vez que te animes verás que eres perfectamente capaz de eso y de mucho más. Y si necesitas apoyo, recuerda que el coaching puede ser de gran ayuda a la hora de pasar a la acción.

 

CONCLUSIÓN

En conclusión, vivir sin vivir no es una opción. La vida es muy corta como para desperdiciarla en rutinas inútiles y relaciones insatisfactorias. Tu paz y tu felicidad merecen que vayas a por todas y te impliques a fondo.

Recuerda siempre que tu vida es tu responsabilidad. Si bien no siempre puedes cambiar lo que está fuera de ti, ciertamente puedes cambiar tu percepción de ello. Y lo gracioso es que cuando cambias la forma en que miras las cosas, las cosas cambian.

 

Espero de veras haberte inspirado con este video, si es así dale ahora mismo al Me Gusta y suscríbete para recibir más consejos y motivación que te ayuden a aclararte para salir del estancamiento y pasar a la acción.

Te dejo aquí varias opciones de videos para que puedas seguir aprendiendo más sobre cómo crearte una nueva vida, bien sea aprendiendo a definir tus metas vitales, bien sea a través de mejorar tu gestión emocional o quizás aprendiendo a planificarte y aprovechar mejor tu tiempo.

¡Nos vemos en el próximo video! Bye bye!

 

 

 


 

Si quieres saber más sobre Mañana Conscientes pulsa este link para más información sobre el programa y cómo apuntarte a la lista de espera.

Mañanas Conscientes

No olvides suscribirte a mi canal de YouTube si todavía no lo has hecho, pues me quedan un montón de cosas más por contarte que son realmente muy importantes y que estoy segura te ayudarán y mucho a conseguir tus más altas metas.

¡¡¡Te leo en comentarios!!! 🤗

Sandra.

 

 

Soy Sandra González y quiero ayudarte a dejar atrás las dudas, la indecisión y el estancamiento en el que te encuentras.

Estás a un paso de empezar a construir tu futuro profesional y dedicarte a lo que te hace feliz de verdad. Aclárate y pon en marcha hacia tu reinvención.

Tu nueva vida está más cerca que nunca. ¿Empezamos? >>

 


 

Deja un comentario

*campos obligatorios Please validate the required fields

*

*