fbpx

Qué hacer cuando TE SIENTES PERDIDO 🤔

te sientes perdido?

¿Qué hacer cuando Te Sientes Perdido y Sin Rumbo? ¿Cómo saber qué es lo que te apasiona? ¿Cómo puedes encontrar un trabajo que te guste? Mira este video👇👇👇


 
 
 
 

Qué hacer cuando TE SIENTES PERDIDO 🤔

Leas el libro que leas, o consultes el blog que consultes hoy en día, te encuentras constantemente con alguien que te dice que sigas tu pasión, o persigas tus sueños o que hagas lo que te dicta tu corazón.

Sin embargo, los Buscadores de Sentido solemos tener problemillas para descubrir qué es lo que queremos o cuál es nuestra pasión. Si este es tu caso, quiero que sepas que hay otra manera de lograr un cambio en tu vida, esto es: persiguiendo tus miedos.

¡Vamos a por ello! 👀   

👇🏻👇🏻👇🏻

«Qué hacer cuando TE SIENTES PERDIDO«

Qué hacer cuando TE SIENTES PERDIDO 🤔

Llévate cada día nuevos consejos y aprendizajes que te ayudarán a salir del estancamiento y desarrollar todo tu potencial, con mi programa MAÑANAS CONSCIENTES👇👇👇

🔥 Para más info, pulsa aquí >>

 

 

Transcripción del Video:

«Qué hacer cuando TE SIENTES PERDIDO 🤔«

 

Soy Sandra González experta en Coaching y Reinvención y en este video quiero hablarte sobre el poder que tiene tu miedo de mostrarte cuál es tu camino.

Pon atención y quédate hasta el final porque hoy puede ser el día en que, por fin, te aclares y des el primer paso hacia tu nueva vida.

 

El Miedo Consciente

Bien, empecemos por aclarar esto:

Cuando digo persigue tus miedos, obviamente no estoy hablando de que persigas ese muy útil miedo que te hace tener cuidado para no despeñarte por un acantilado, ni tampoco al miedo que te hace mirar a ambos lados de la calle dos veces antes de cruzar para evitar que te atropelle un camión.

Tampoco estoy hablando de hacer algo estúpido e irresponsable que pueda arruinarte económicamente.

De lo que te estoy hablando es del poder que tiene el que te acostumbres a perseguir lo que podríamos empezar a denominar como: “el miedo consciente”, o el miedo que te da dirección.

Esto es, ese tipo de miedo que sientes cuando tienes una idea que ya nunca más te suelta, como por ejemplo una idea sobre hacer algo que siempre quisiste hacer pero que nunca te atreviste, o la idea de hacer algo que sea diferente a lo que estás acostumbrado. Algo audaz o algo arriesgado.

Creo que sabes a qué me refiero, ¿no? O sea, ese miedo que aparece cuando al contemplar esa idea una parte de ti dice: “Uff, no, yo no podría hacer eso” mientras que otra parte de ti más profunda, y más sabia, quiere que eso pase con todas sus fuerzas.

Por ejemplo:

Sientes ese tipo de miedo cuando al imaginarte yendo a por esa idea, que en el fondo tanto deseas, aparecen en tu pantalla mental diálogos del tipo:

Woow, me encantaría escribir un libro ¿uf, pero y si la gente se ríe de mí cuando se lo cuente?

Cómo me gustaría ser Instagramer a mi también, pero, ¿y si empiezo y todos me ignoran?

Me encantaría dedicarme a ayudar a otros a conseguir la vida que quieren a través de enseñarles cómo vestirse o mejorar su imagen personal, pero buuuf, Quizás esto ni siquiera sea realmente una idea.

Me encantaría dar un giro a mi carrera profesional y emprender, pero ¿y si lo hago y no le interesa a nadie? ¿y si me arruino? ¿y si pierdo mi matrimonio, mi familia, o peor aún, y si acabo viviendo en la calle?

 

Sólo te da Miedo porque te importa

Bien, pues recuerda esto:

Cuánto más miedo te de pensar en un nuevo trabajo, o un nuevo estilo de vida, o una nueva vocación, más seguro puedes estar de que eso es realmente importante para ti, y para tu propio crecimiento como persona o como profesional.

Fíjate en esto.

Cuando tenía 29 años, pasé por una gran crisis vocacional. En esos momentos me rondaba la cabeza emprender como Coach, porque me estaba formado en ese campo y me apasionaba todo lo relacionado con el desarrollo personal.

Pero pensar en hacer un giro tan grande de carrera me daba mucho miedo. Pensaba, tantos años estudiando en la universidad. Los másters que hice, el dinero que me gasté en formaciones. Tirar por la borda toda mi experiencia y avances en el sector en el que había trabajado hasta entonces, me daba mucha lástima y también sentía mucho miedo por dar ese salto al vacío.

Recuerdo que me preocupaba mucho la imagen que podría dar ante los que me conocían. En resumen, sentía mucho miedo ante la idea de emprender, y la verdad es que tardé bastante en tomar finalmente la decisión.

Mi Experiencia

Bien, sin embargo, durante ese periodo en el que estaba sin trabajo a la espera de aclararme, me surgió la necesidad de buscar un empleo a tiempo parcial para poder mantenerme económicamente. Y ¿qué crees que pasó? Empecé a mirar ofertas de empleo y apuntarme a todo lo que encontraba: comercial de seguros, comercial de telefonía, dependienta en comercios, ayudante de producción, teleoperadora, etc.

No tenía ninguna experiencia en esos puestos pero no estaba nada asustada, ¿sabes por qué?? PORQUE NO ME IMPORTABAN, NO ERA LO MÍO Y ESO LO TENÍA CLARO. Así que dar ese paso de trabajar de algo que nada tenía que ver ni conmigo, ni con mi carrera, no me asustaba lo más mínimo.

Sin embargo, ponerme en serio con mi emprendimiento, con eso que tanta ilusión me hacía, me aterraba y me paralizaba. ¿Por qué?

Porque cuanto más te importa algo, más miedo te da perderlo. Aun cuando no lo hayas conseguido aún. Lo que te da miedo es perderlo, es decir, fracasar y no conseguirlo.  Por qué, repito, porque te importa.

Solo te pueden dar miedo las cosas que te importan. Lo demás, no te va a dar miedo. Por eso es interesante que utilices tu miedo de forma inteligente y dándote cuenta de que ese miedito o vértigo que sientes no es para que te alejes, todo lo contrario, es para mostrarte qué dirección seguir.

 

Recuerda esto…

Y yo me di cuenta de todo esto por ese entonces en el que tenía tantas ganas de dedicarme al desarrollo personal pero tenía dos cosas en mi contra:

1.     Nunca había trabajado de coach o profesional del desarrollo personal en mi vida

2.     No tenía ni idea de emprendimiento, ni marketing online, ni de páginas web, etc.

 

Así que imagínate qué tipo de pensamientos pasaban por mi cabeza en aquel momento:

  • Voy a hacer el tonto de forma brutal.
  • Los que ya me conocen de hace tiempo se reirán de mí, en plan, pero a dónde va esta ahora con lo del coaching.
  • Y luego también pensaba, buuuf, ¿qué van a pensar de mí mis futuros clientes, les podré ayudar? ¿Querrán salir corriendo de mi consulta? ¿Seré capaz de ayudarles con lo que he aprendido hasta ahora?
  • Y aquí va un clásico: por qué me van a contratar a mi habiendo coachs ya profesionales en el sector que lo están haciendo mucho mejor que yo y además tienen años de experiencia.

 

Y si, así es como me sentía y sin embargo, había algo dentro de mí que sabía que tenía que hacerlo.

Por aquel entonces había leído muuuuuuchos libros de auto-liderazgo, de superación personal, etc, y tenía claro que debía perseguir ese miedo.

Así que respiré hondo, y decidí apuntarme a varios programas de emprendimiento en marketing online .

Empecé a crear mi web. La más fea que te puedas imaginar porque de aquellas, hace 10 años no habían las bonitas plantillas que existen ahora. Y poco a poco, fui ofreciendo mis sesiones a través de linkedin, sintiéndome avergonzada por no tener experiencia y por lo que la gente pudiera pensar de mi al ver mi perfil.

Pero eso si, en cuanto logré hacer mis primeras sesiones con clientes reales ¡ME SENTÍ TAAAAAN FELIZ!!!! ¡FUE TAN MÁGICO! ¡ME SENTÍA TAN ORGULLOSA DE MI MISMA!

Y lo mejor no fue eso.

Lo mejor vino después.

 

El Regalo

Y es que el hecho de haber perseguido ese miedo, o esa dirección que me indicaba mi miedo a reinventarme como coach. Ese simple, pero importante paso que di, creó una especie de efecto dominó a lo largo de toda mi carrera y mi vida.

Conseguí abrir mi propio canal de youtube y empezar a mostrarme en videos. Lo cual me llevó a crear una comunidad de Buscadores de Sentido y lanzar un programa de audios diarios Mañanas Conscientes que tuvo mucho éxito desde que lo lancé allá por el 2016.

Empecé a recibir invitaciones para ir a dar talleres en la otra punta del mundo, como Los Angeles, Mexico DF, Buenos Aires, etc.

Pero más allá de eso, lo importante que quiero compartir contigo hoy es que al final de tanto practicar esto que te cuento de perseguir mis miedos, con el tiempo se fue convirtiendo en una costumbre [resaltar palabra]. Es algo que sigo haciendo en la actualidad, regularmente.

 

Mi Confesión

Y quiero contarte un pequeño secreto: yo todavía tengo miedo a día de hoy.

Cada vez que escribo o grabo un nuevo video para este canal, por ejemplo, o cuando lanzo un nuevo programa o formación para Buscadores de Sentido, o cuando le doy vueltas a una idea o algo creativo, todavía siento esos mismos miedos que hace años.

Constantemente me pasan por la cabeza cosas como:

-- ¿tengo algo que valga la pena decir?

– ¿a la gente le va a gustar esto?

– ¿les será útil?  Bla bla bla

Y esos son justamente los indicadores de miedo [resaltar palabras] que me muestran que debo seguir para adelante, seguir persiguiendo mi miedo, y al hacerlo, seguir creciendo como persona y profesional.

 

Así que resumamos esto con un post de Instagram que publiqué hace poco:

No confíes en tus miedos porque ellos no conocen tu fortaleza

Y ahora, vamos con la parte jugosa, cuéntame en los comentarios: ¿alguna vez seguiste tu miedo? ¿O quizás quieres probar a hacerlo ahora?

Y si es así, ¿hacia qué proyecto específico o idea o cambio de vida, te está dirigiendo ahora mismo?

Me encantará leerte y saber un poquito más de ti, así que nos vemos ahora en la sección de Comentarios.

Recuerda que tienes más trucos y tips sobre productividad y autoconocimiento en mi canal, así que si no lo has hecho ya, suscríbete y activa la campanita de notificaciones.

Nos vemos en el próximo video, ¡bye bye!

 


 

Si quieres saber más sobre Mañana Conscientes pulsa este link para más información sobre el programa y cómo apuntarte a la lista de espera.

Mañanas Conscientes

No olvides suscribirte a mi canal de YouTube si todavía no lo has hecho, pues me quedan un montón de cosas más por contarte que son realmente muy importantes y que estoy segura te ayudarán y mucho a conseguir tus más altas metas.

¡¡¡Te leo en comentarios!!! 🤗

Sandra.

 

 

Soy Sandra González y quiero ayudarte a dejar atrás las dudas, la indecisión y el estancamiento en el que te encuentras.

Estás a un paso de empezar a construir tu futuro profesional y dedicarte a lo que te hace feliz de verdad. Aclárate y pon en marcha hacia tu reinvención.

Tu nueva vida está más cerca que nunca. ¿Empezamos? >>


 

Deja un comentario

*campos obligatorios Please validate the required fields

*

*