fbpx

5 Trucos Infalibles para Superar la Pereza ¡y hacer las cosas!

Cómo superar la perezaEn este video vamos a hablar de cómo superar la pereza, para así dejar de procrastinar y lograr tener tus tareas hechas, por fin. ¡Vamos allá!

 

 

 

No sé si te habrás dado cuenta, pero parece que a veces en la vida, cuanto más quieres algo, más difícil parece conseguirlo.

Eso es lo que ocurre cuando inicias un negocio, o te animas a escribir un libro, o con cualquiera de esas grandes metas vitales con las que casi todos soñamos.

¿Cómo he logrado yo hacer frente a este desafío? Te lo cuento todo, en este video.

 

¿Preparado? ¡Pues dale al Play! 😀

 

«5 Trucos Infalibles para Superar la Pereza ¡y hacer las cosas!»

 

Transcripción del Video: 5 Trucos Infalibles para Superar la Pereza

 

Cuanto más fantaseas con altas metas, más fuerte se hace tu procrastinación. Y hay una razón para esto, y es que tu cerebro está concebido para que te auto-preserves y también para que gastes la menor energía posible.

Así que, auto-conocerte y sobre todo aprender más sobre este mecanismo es lo que te permitirá superar tu pereza, ponerle fin a tu procrastinación y conseguir de una vez por todas avanzar hacia tus metas.

Bien, empecemos pues hablando de esta fuerza, a priori incontrolable, que te aleja de poder ponerte en serio a trabajar en pos de tus objetivos, y que Stephen Pressfield llama en su libro “La Guerra del Arte”: Resistencia.

 

La Resistencia

La Resistencia es un proceso automático, que ocurre cada vez, que piensas en hacer algo constructivo en tu vida.

Es esa tensión incómoda que hace que cuando tienes ganas de tener las cosas hechas, por alguna razón acabas por evitarlas a toda costa. De pronto te ves a ti mismo leyendo emails antiguos, viendo el Instagram, ojeando Facebook, levantándote a picar algo de la nevera.

Y esto es porque esa meta o tarea es tan importante para ti y para tu vida, que de alguna manera, te espanta realizarla.

Si es un proyecto profesional importante o algo personal que significa mucho para ti, probablemente vas a sentir una resistencia intensa que será la causa de que finalmente procrastines.

 

Por ejemplo, yo siento mucha resistencia cuando tengo entre manos un proyecto o una meta de estas que lleva largo plazo alcanzar, como por ejemplo cuando decidí crear mi programa de emprendimiento que está lleno de clases semanales, y hojas de ejercicios, que tenía que grabar y crear para poder lanzarlo.

HaztePro es un programa que hacía tiempo tenía en mente, sabía que quería ponerme con ello ya, pero eran tantas las cosas que tenía que hacer para terminarlo que me costaba sentarme y ponerme en serio con ello.

Fueron horas y horas de crear las lecciones, diseñar plantillas, graba clases, editarlas clases, que muchas veces, me sentaba en mi escritorio y enseguida me distraía, o bien con un email que me acaba de entrar.

O con una notificación de un comentario que me acaban de dejar en YouTube, o simplemente porque se me cruzaba el pensamiento de que debía poner una lavadora y allá me iba a distraerme con cualquier otra cosa.

 

Hasta que al final, después de varias semanas de procrastinación, tomé cartas en el asunto me senté delante de mi ordenador y me dije: Sandra, de aquí no te levantes hasta que tengas la primera clase terminada.

Así que hoy vengo a contarte algunas de las técnicas de las que tuve echar mano para lograr sentarme por fin a hacer lo que tenía que hacer.

La respuesta más rápida y fácil ante la procrastinación es “tomar acción” . Y justamente tomar acción es uno de los principales problemas por los que mis clientes me consultan y su pregunta más frecuente es: ¿cómo puedo hacer para tomar acción?

 

  1. Para superar tu Pereza: Fragmenta

Un primer paso para por fin decidirte a tomar acción es preguntarte: – Ok, ¡cuál es la tarea más fácil y cortita en el tiempo que puedo acometer para avanzar hacia esta gran meta que tengo?

Y ojo, porque debes encontrar algo que sea super fácil y que te tome apenas segundos o un par de minutos acometer. Es decir, que el gran truco está en fragmentar al máximo posible, todo lo que puedas, esa meta en tareas más pequeñitas.

Por ejemplo, si lo que quieres es empezar a publicar en redes sociales para atraer a personas hacia tu nuevo proyecto profesional, quizás pienses que la tarea más pequeña que puedes hacer es crear tu calendario editorial. Pero si te fijas sigue siendo una tarea algo grande y puede que procrastines porque aún no tengas muy claro cómo hacerlo.

 

Así que lo que puedes hacer es dividir esa tarea en algo más pequeño aún, como por ejemplo, sentarte delante de tu ordenador, abrir tu editor de texto (como por ejemplo el Word) y crear un documento cuyo título sea: Calendario Editorial. Ya está, ya tienes tu primera tarea hecha y estás en camino hacia tu meta.

Así pues, de lo que se trata es de romper ese momento de “empiezo – no empiezo la tarea”.

Porque una vez que te has sentado y en lugar de mirar el correo, has creado el documento nuevo, le has puesto un título, pregúntate de nuevo, ok y ahora qué otra tarea diminuta puedo hacer para seguir hacia mi meta? Que podría ser perfectamente escribir “Semana 1 de Publicaciones”. Y luego seguir con el siguiente pasito.

 

Y al hacer esto, lo que vas a conseguir es pasito a pasito, entrar en un momento de flujo creativo o ejecutivo, según el caso, y sin darte del todo cuenta vas a empezar a concentrarte, a enfocarte y verás que el trabajo se estará haciendo en lugar de ser sustituido por cualquier otra cosa.

 

2. Para suparar la pereza: Ponte intervalos cortos de tiempo

Bien, otro truco que puedes utilizar en combinación con este último es el de comprometerte con un intervalo de tiempo pequeño para trabajar en esa tarea que quieres terminar hoy.

Por ejemplo, lo que puedes hacer si ves que no eres capaz de soltar el móvil o de sentarte delante del ordenador, es decirte a ti mismo: – Va venga, los próximos 10 minutos solamente, solo eso 10minutitos voy a dejar todo lo demás y voy a dedicarme a hacer esto.

Así puedes ver el reloj y si son las 10h, te puedes decir a ti mismo: -ok, vale, a las 10:10h esto lo tendré hecho, venga listo, así ya me lo quito de encima.

 

El hecho de haber fragmentado tu meta en una tarea muy muy pequeña y fácil de realizar, junto con el haberte establecido un periodo de tiempo más que abordable, es decir, que no te de pereza ni te desmoralice, hará que te pongas a trabajar por fin, porque sientes que solo van a ser unos 10 min y tu resistencia para ello será mínima, por no decir ninguna.

 

Además es hecho de saber que en 10 minutos ya tendrás algo hecho te motivará para ponerte a ello.

Bien, la idea es que al terminar esos 10 minutos, te plantees la siguiente mini-tarea a acometer, con su consiguiente mini intervalo de tiempo para ello, para al final, acabar por entrar en ese estado de flujo, donde ya estás enfocada, concentrada y ya no sientes tanta resistencia como al principio y sin saber cómo estarás con mucha predisposición para seguir trabajando más tiempo.

Así seguirás con la siguiente tarea y con la siguiente y con la siguiente.

 

Por tanto, cada vez que te cueste ponerte con tu proyecto o meta importante, recuerda dividirla en tareas muy muy pequeñitas, reserva los próximo 20, o incluso 10 minutos para realizar ese pasito y la resistencia menguará tanto que simplemente lo harás y de ahí pasarás a la siguiente probablemente sin casi pensarlo.

 

Así pues, si te fijas aquí lo importante es comprender cómo te funciona a ti particularmente el propiciarte entrar en ese estado de flujo para trabajar. Ese estado en el que estás super enfocado, super concentrado, y estás trabajando de forma muy óptima y productiva.

 

Seguramente ya hayas tenido esta sensación antes, si no es trabajando en algún proyecto, quizás si lo hayas notado practicando un deporte o mientras estás enfrascado en tu hobby favorito.

La sensación es como que estás al 100% en eso que estás haciendo, tu mente, tus sensaciones, tu cuerpo, todo está puesto en eso que estás desarrollando y fluyes con lo que haces.

Es un momento que algunos denominan como “estado de flujo” y es un espacio de tiempo en el que estás tan enfocado que lo que haces que te vuelves extremadametne productivo y/o creativo.

Y es a ese estado mental y físico “de flujo” al que quieres aprender a llegar para tratar de vencer tu procrastinación.

Así que lo primero que debes hacer es aprender a identificar y reconocer esa sensación incómoda de “resistencia”, saber que es el inicio de tu procrastinación, y por tanto con esa alarma, acordarte de pensar cuál es el primer pasito que puedes dar en dirección a tu meta, ese que no te cueste nada realizar, que no tengas ni que pensar para hacerlo, y decidir cuánto tiempo le vas a dedicar, 5 min, 10 min, 20, y que te ayudará al final a entrar en ese estado de flujo la mayor parte de las veces.

 

3. Propicia un ambiente que te ayude a centrarte.

Bien, otra cosa que puedes hacer es utilizar para ayudarte a hacer tus tareas es utilizar música para propiciar ese estado de ánimo que necesitas y vencer la resistencia. Algunos escuchan música clásica cuando quieren concentrarse en algo o estudiar.

Yo por ejemplo, me pongo música algo cañera para levantar mi energía y tener ganas de hacer tareas más bien físicas como ponerme a limpiar mi piso de arriba abajo, o para animarme a ir al gim.

Pero hay un montón de otras cosas que te pueden ayudar, y lo que debes hacer es encontrar eso que a ti te funcione.

 

Yo por ejemplo, cuando veo que me saturo mucho, o que me está costando sentarme delante del ordenador, me digo. – Bueno, venga basta de dar vueltas voy a hacerme un café o una infusión y me siento a hacer lo que tengo que hacer.

Es como si prepararme mi bebida caliente (sobre todo en invierno) calmara mi resistencia interna, porque me da una especie de alivio o me rebaja la tensión que estoy sintiendo por ponerme con mi tarea.

Otras veces lo que me funciona es dedicar dos minutos a ordenar mi mesa de trabajo, luego sé que hay gente necesita encender una vela con un aroma especial que le encanta, y con esa agradable sensación pueden ya motivarse para ponerse a trabajar.

Por tanto, pregúntate, cuál es tu entorno perfecto para trabajar y procúrate todo eso que necesitas para asegurarte de favorecer al máximo que te pongas a hacer tus tareas.

 

4. Busca Apps que te ayuden a no procrastinar

Y después hay obviamente apps para el móvil que sirven precisametne para ayudarte a focalizarte, en lo que puedes marcarte el tiempo que vas a emplear para una meta. La app inicia el temporizador, tú te pones con la tarea.

Y si tienes ganas de ver Instagram o de consultar otra cosa en el móvil tu app para focalizarte te va a lanzar avisos, notificaciones, etc para que vuelvas a la tarea, y vas a ver que cuando la app suene, muchas veces la ignorarás porque habrás entrado en tu estado de flujo.

 

5. Medita o escribe para despejar tu mente.

Bien y por último, como a veces, lo que te ocurre es que simplemente no estás en el estado mental que necesitas. Puede ser que tengas la cabeza sobrecargada, o que estés como confuso que no tengas las ideas claras.

Bueno, pues algo que ayuda a mucha gente es meditar, en mi particularmente no es el caso, así que lo que puedes hacer también es escribir un diario, o unas  páginas antes de empezar a trabajar.

Ya que eso te permitirá volcar un montón de cosas e ideas que están sueltas en tu mente y que no estas pudiendo organizar, por eso tienes como la mente nublada.

Así pues al meditar o al escribir, puedes despejar y también organizar tu mente, tus pensamientos, y a veces incluso llegar a una cierta claridad que te hará estar mucho más predispuesto y enfocado a trabajar.

Es una manera de volcar todo lo que está en tu cabeza al papel y así dejar tu mente despejada. La meditación es excelente para esto también si la practicas a menudo y te gusta.

Así pues al terminar, con esa mente mas despejadita lo que me pasa es que llego a conclusiones como:

– Vale Sandra, bueno pues no se hable más, venga ponte con esto media horita así tendrás esto listo y podrás después hacer esto lo otro y quedarte tranquila con esta meta.

 

Y esto hace que tenga más auto-motivación para ponerme con lo que tengo que ponerme ese día.

 

Bien, pues estos algunos de los trucos que he ido descubriendo para dejar de procrastinar, espero que te ayuden.

Por favor, coméntame si tienes algún truco que te sirva especialmente y que no haya dicho en este video.

Me servirá a mi y nos servirá a todos los idealistas inteligentes que seguimos este canal, porque esa resistencia hay días que es muy intensa y cuantos mas trucos tengamos, ¡mejor!

 

Te mando un gran abrazo nos vemos en el próximo video, bye!

 Sandra.

 


Empieza hoy a diseñar tu nueva vida profesional

Ponte en marcha para dejar atrás tus miedos y superar por fin las barreras que te bloquean y te impiden reinventarte profesionalmente.

Accede gratis a mi Webinar: REINVENTA TU PROFESIÓN

Y descubre cómo arrancar tu negocio de desarrollo personal en solo 3 meses

Porque ya no tienes que andar buscando cómo empezar, qué tienes que hacer, ni bloquearte por la cantidad de cosas que necesitas…

… deja de pensar tanto y actúa, siguiendo los pasos de un PLAN DE MARKETING que funciona.

reinventa tu profesión

Pulsa aquí para acceder al webinar gratis >>

 

 
 
 

Soy Sandra González y quiero ayudarte a dejar atrás las dudas, la indecisión y el estancamiento en el que te encuentras.

Estás a un paso de empezar a construir tu futuro profesional y dedicarte a lo que te hace feliz de verdad. Aclárate y pon en marcha hacia tu reinvención.

Tu nueva vida está más cerca que nunca. ¿Empezamos? >>


 

Un abrazo!

Sandra.

 

 

 

 

 

 

Deja un comentario

*campos obligatorios Please validate the required fields

*

*