fbpx

Qué hacer para TE IMPORTE UNA MIERDA lo que OTROS PIENSEN DE TI

Hoy te comparto varios consejos que te ayudarán a superar tu miedo a lo que otros piensen de ti, y también a no darle tantas vueltas a las críticas negativas o las opiniones ajenas.👇🏻👇🏻


 
 
 
 
 

No importa si tus planes tienen que ver con emprender, o con empezar un nuevo hobby, o con cambiar tu estilo de vida. Al final siempre habrá alguien por ahí con ganas de criticarte o de darte su, no tan bonita, opinión.

Y saber manejar ese tipo de críticas que tanto nos afectan a veces, es fundamental, no solamente para tu felicidad si no también para tu propio crecimiento personal.

Por eso, en el video de esta semana te comparto algunos de los consejos para ayudarte a superar el miedo a lo que otros piensen de ti, y también a no darle tantas vueltas a las críticas negativas o las opiniones ajenas.

¡Dale al Play! 😃

 

✨ ✨ ✨ ✨ ✨ 👂 PPSSSSTT!!!! Si ahora mismo estás en un momento de dudas e indecisión acerca de tu futuro profesional, Descárgate Gratis mi GUÍA DEL PRO 📒 👩🏻‍💻  Con claves y ejercicios que te ayudarán a salir de la Parálisis por el Análisis para que puedas, por fin, aclararte e iniciar tu ReInvención Profesional, y por qué no quizás incluso, dar el primero paso hacia la creación de tu propio negocio. ✨ ✨ ✨ ✨ ✨

 

 

Transcripción del Video:

«Qué hacer para TE IMPORTE UNA MIERDA lo que OTROS PIENSEN DE TI«

 

Si eres como yo, seguramente habrás pasado demasiado tiempo, preocupándote por lo que otras personas piensan de ti, o preocupándote acerca de qué pensarán tus amigos o familiares si tomas ciertas decisiones en tu vida.

Y la pregunta que te invito a hacerte hoy es la siguiente: ¿Qué pasaría si en lugar de pasar tiempo preocupándote por lo que los demás piensan de ti, utilizaras esa energía para algo mucho más positivo? Dicho de forma más clara: ¿Qué pasaría si lo que piensan los demás dejara de importarte una mierd*?

Lo cierto es que esto es mucho más que una vaga idea, es todo un fenómeno cultural. Y de hecho es muy fácil que te encuentres con cada vez más asiduidad, blogs, libros, podcasts e incluso memes que nos hablan de que una de las mayores fuentes de descontento en las personas es esta cuestión de darle demasiada importancia a lo que otros piensan de ti.

Hoy en día vemos a cada vez más personas que son capaces de ignorar las críticas y los detractores, y solemos sentir admiración por ese tipo de gente, ¿verdad? Algo así como una especie de “Si, señor, haces muy bien, qué le den a las opiniones del resto, tú vive tu vida”. Pero cuando se trata de tu propia vida, normalmente te encoges en cuanto sientes la más mínima señal de rechazo.

Para compartirte un poco de mi experiencia, he de decirte que yo misma he luchado toda mi vida con esto, hasta aprender poco a poco a lidiar con las críticas, y a ignorarlas lo suficiente como para poder tener esta vida no tan convencional de exponerme continuamente en redes sociales como esta y vivir de ello. Sin embargo, he de confesarte que todavía me queda algo de camino por recorrer, ya que muy adentro, sigue habiendo una parte de mi que quiere gustar y ser aceptada, allá dónde voy.

De ahí que hace un par de años me comprara este libro: El Sutil Arte de que (casi todo) te importe una mi*rda de Mark Manson, que lo cierto es que es un best seller mundial, y no me extraña porque es un libro muy bueno para empezar a sacudirse la ideas y aprender a encajar mejor el sufrimiento que conlleva estar más pendiente de lo que otros piensen de ti, que de lograr construirte el tipo de vida que realmente quieres y puede hacerte feliz.

 

INTRODUCCIÓN

Entonces, volviendo al tema ¿por qué nos importa tanto los que otros piensen de nosotros?

Durante miles de años vivir en clanes y tribus era fundamental para poder sobrevivir. Quedarte solo, sin tu tribu era señal de peligro y daba mucho miedo, porque  habían muchos peligros al acecho de los que solo podías protegerte dentro de tu propia “manada”. Así que, de ahí nos viene en parte toda esta historia de tratar de encajar, de ser aceptado, de miedo al rechazo.

El problema es que ahora que vivimos en el siglo XXI y los peligros a los que nos enfrentamos ahora, ya no son los mismos que hace millones de años. Sin embargo, todavía tenemos ese instinto humano de querer encajar, tanto en nuestra vida más personal como en nuestra vida profesional. La diferencia es que ahora ya no lo necesitamos como antes.

Y es que los tiempos han cambiado mucho, y tenemos la gran suerte de vivir en un momento en el que podemos realmente ser dueños de nosotros mismos, de lo que hacemos en nuestra vida, y, por tanto, podemos encontrar nuestra propia forma única de hacer las cosas y de vivir, sin temer a convertirnos en la cena de un depredador prehistórico.

Así pues, de lo que debes darte cuenta es de que tu sistema operativo es el mismo que hace millones de años, y aunque ya no necesites pertenecer a una tribu para sobrevivir, sigues buscando esa aprobación externa en tus familiares, tus amigos, tu trabajo e incluso entre gente que ni siquiera conoces, como la que te puedes encontrar en internet.

Ahora bien, estar seguro y sentirte protegido es algo bueno, no hay nada de malo en esto, el problema viene cuando, por ejemplo, dejas de hacer o crear cosas justamente porque tienes miedo de recibir ciertas críticas.

Esto pasa mucho cuando quieres empezar a hacer algo por primera vez, como por ejemplo, empezar un nuevo hobby o actividad, al principio vas a ser un “negado” practicándolo. O por ejemplo si quieres empezar tu propio negocio online y para ello exponerte en público y en redes sociales. Si constantemente piensas en el qué dirán, en lo que la gente va a decir de ti cuando empieces, no lo harás nunca. Es imposible. La única salida que te queda es empezar a practicar el arte de que te importe una mi*rda lo que otros piensen de ti.

Y para ayudarte con esto quiero compartirte algunos consejos que he ido aprendiendo a medida que iba avanzando en mi propia experiencia de vida.

 

1. Recuerda cuál es tu verdadero objetivo.

Lo primero que debes hacer es enfocarte y recordar cuál es tu verdadero objetivo. Si vas a tomar la decisión de empezar un nuevo hobby, o iniciar tu propio negocio online y exponerte en redes sociales, debes recordar que tu objetivo es tener una nueva experiencia y aprender de ella.

En el caso de exponerte online debes recordar que lo que quieres y lo que te hace feliz es crear contenidos que sean útiles a otras personas. Y que si hay algo que te hace sentir realizado es justamente compartir todo eso que sabes o has aprendido con otras personas a las que puedes ayudar a transitar alguna situación con menos esfuerzo, o con menos sufrimiento, o de forma más liviana. Y ese debe ser tu foco: experimentar, crear, compartir, aprender.

 

2. Será más fácil cuanto más avances.

Sé que esto suena un poco utópico. Y también sé, por propia experiencia que no es fácil de hacer. Por eso lo segundo que quiero que recuerdes es que enfrentarte al qué dirán es más difícil al principio especialmente si llevas mucho tiempo agazapado en tu zona de confort sin dar ningún paso hacia adelante, pero quiero que sepas que una vez des el primer paso, el resto del camino ya no será tan arduo como al inicio.

El síndrome del impostor solo tiene el poder de bloquearte cuando todavía no has hecho nada, pero cuanto más avanzas en la creación de tu negocio, o en la práctica de un nuevo hobby, o de un nuevo estilo de vida, más fácil te resulta y esa vocecita interna pasa a ser mucho más débil e insignificante para ti.

Seguramente ahora mismo estés pensando, ok, si, sandra, vale, ya lo pillo. Al final se trata de que la críticas ajenas no te limiten a la hora de hacer lo que quieres hacer, pero ¿qué pasa cuando empiezas tu nuevo negocio o proyecto online y empiezas a recibir ciertos comentarios y críticas negativas que realmente te hieren por dentro?

O cuando empiezas a cambiar tu forma de hacer las cosas, porque quieres reinventarte y tener otro estilo de vida, y las personas de tu alrededor empiezan a decirte que lo que estás haciendo es una estupidez todo el tiempo? Esas cosas duelen y te van minando la moral ¿qué hace en esos casos?

 

3. Solo acepta críticas de aquellos que aceptarías también consejos

Bien, en ese caso, debes ser coherente y solamente sopesar y darle importancia a las críticas que provengan de personas, de las que aceptarías con gusto su consejo. Me explico. A lo largo de estos años, cuando empecé mi canal de YouTube, y sobre todo cuando hablaba de temas más espirituales, me llovían unas cuantas criticas negativas con cada nuevo video. Todos los días me despertaba y al leer los comentarios veía alguna que otra persona escribiéndome toda una parrafada de lo mal que estaba todo lo que decía en mis videos.

Lo cierto es que, curiosamente ese tipo de público, el más “espiritual” es justamente el que más duramente me ha criticado, ¿curioso, no? Bueno, y claro, al principio me afectaba bastante.

Hasta me ponía a responderles para justificarme y para explicarles mi punto de vista. Pero después de un tiempo, empecé a darme cuenta de que, en general, no todos, pero si la gran mayoría, eran personas que aspiraban con tener ellos también un negocio online, o una consulta terapéutica o una cierta presencia en redes sociales, pero que todavía no la habían conseguido.

Y ahí me di cuenta. Me dije. Vamos a ver Sandra. Esta persona que te critica y te dice lo que tienes que hacer, ¿tiene un canal en YouTube? No. ¿Tiene una consulta con clientes y se dedica a lo mismo que tú? No. ¿Tiene alguna presencia en redes sociales? No. Ok, entonces, ¿es alguien que sabe de lo que está hablando? No. Y ahí me dije listo. Eso significa que este comentario no tiene validez.

A partir de ese momento, me prometí a mí misma que solamente iba a prestar atención a comentarios o críticas negativas de otros compañeros de profesión que como yo están haciendo lo que hay que hacer para dedicarse a esto, y por tanto, saben y pueden dimensionar de lo que están hablando. Y al resto que le den, porque qué me van a contar, qué me pueden aportar si no han experimentado todavía lo que es estar de este lado. No pueden dimensionar ni un ápice lo que es estar aquí, y por tanto, hablan sin saber y en sus discursos se les escapan un millón de detalles de los que solo te enteras y eres consciente cuando realmente has experimentado estar de este lado.

Así es que, mi recomendación es que solamente valides críticas negativas de personas de las que aceptarías consejo. Porque sabes que están en las mismas que tú y que por tanto, entienden, por experiencia propia, y no solo en la teoría, qué significa hacer lo que estás haciendo tú. Y sobre todo, qué supone estar en tu lugar.

Y esto lo puedes extrapolar a cualquier cosa. Si estás empezando un hobby nuevo y alguien viene a comentar lo mal que lo haces, y ese alguien es una persona que lleva tiempo en ese hobby y lo hace bien, entonces escúchale y aprende de lo que te diga, y pídele consejo incluso.

Pero si es tu amigo del insti que se entera que estás tratando de cambiarte a un estilo de vida más minimalista, o que intentas comer más sano y por eso no vas a tomarte una copa con él, y va y empieza a criticar lo que estás intentando lograr, cuando él es un bala perdida que no está haciendo nada bueno con su vida. Entonces, pasa de él y de sus comentarios porque no tiene puta idea de lo que es querer mejorar tu vida y soñar con lograr más felicidad y realización.

 

4. Rodéate de personas que están en el mismo camino que tú

Y esto me lleva al siguiente punto, y es que, una cosa que a mi me ayudó mucho a sobrellevar mejor la críticas negativas fruto de mi exposición en redes sociales, ha sido el rodearme justamente de otras personas que están haciendo lo mismo que yo.

Esto se consigue muy bien haciendo formaciones. Por ejemplo, yo tengo a mi grupo de “Emprendedoras” en WhatsApp. Somos 30 mujeres que nos conocimos en un programa de marketing y crecimiento online, y hace algunos años ya que todas tenemos nuestro propio negocio online, algunas tenemos canal en YouTube, el resto tienen su perfil en Instagram, y todas todas hacemos formaciones y programas online para ayudar a otras personas a conseguir sus metas, desde hace años.

Y es maravilloso, porque estamos en contacto a diario y nos vamos apoyando las unas a las otras, y nos contamos nuestras experiencias emprendedoras, experiencias con clientes, con nuestras formaciones, y con todo lo que tiene que ver con nuestros negocios.

Y es super revelador porque aprendes muchísimo, pero también resulta ser todo un alivio cuando ves que a las demás también les pasan las mismas cosas que a ti. Es más, cuando compartimos algunas de estas críticas negativas de las que te hablaba antes, las leemos entre todas y nos morimos de la risa entre todas, porque es que la gente pone cada cosa, que cuando estás así en compañía de gente que te entiende y sabe lo que supone hacer lo que haces, no puedes no reírte. Es como que toda la maldad que trata de enviarte ese hater o esa persona enfada porque has dicho algo que no le ha gustado en tu video, pasara a convertirse en un especie de meme. Y después hay cada sticker en el whatsapp que es que yo me muero de risa, la verdad que es genial.

Así que, esto es una muy buena idea también: rodéate de personas que estén haciendo, o tratando de conseguir, lo mismo que tú. Y verás cómo con ese grupo todo lo negativo pasa a convertirse de pronto en una anécdota más y ya no te limitará para que sigas con ese camino que sabes puede hacerte la vida mucho más fácil y feliz.

 

Conclusión

En conclusión, lo que puedo decirte es que las críticas negativas solo resultan hirientes cuando empiezas tu camino, pero una vez ya has dado unos cuantos pasitos y estás avanzando de forma constante, hacia eso que realmente quieres y te hace feliz, ese dolor se hace cada vez más indoloro.

Te vuelves, sin quererlo y sin darte cuenta, cada vez menos sensible a las opiniones externas. Y sobretodo empiezas a ser super selectivo con respecto a qué juicios tomar en cuenta y con cuáles aprovechar para pasarte un buen rato muriéndote de risa con tus compañeros de camino.

En definitiva, se trata simplemente de que hagas un reajuste en tu interior y reflexiones sobre qué es lo realmente importante en tu vida, cuáles son tus valores, cuáles son tus proyectos, qué tipo de persona quieres ser de aquí en adelante y vayas a por ello sin importarte una mi*rda lo que otros piensen de ti.

Espero haberte inspirado con este video, a dar ese primer pasito para empezar por fin a vivir la vida que quieres.

Si tú también quieres emprender para reinventar por completo tu carrera profesional, recuerda que puedes descargarte gratis mi Guía del Pro, con claves y ejercicios que te ayudarán a aclararte y dar el primer paso hacia la creación de tu propio negocio.

Y como siempre si te ha gustado este video no te olvides de dejarme tu “me Gusta” para apoyar a mi canal, nos vemos en el próximo video, bye bye!

Sandra.

 

 

Soy Sandra González y quiero ayudarte a dejar atrás las dudas, la indecisión y el estancamiento en el que te encuentras.

Estás a un paso de empezar a construir tu futuro profesional y dedicarte a lo que te hace feliz de verdad. Aclárate y pon en marcha hacia tu reinvención.

Tu nueva vida está más cerca que nunca. ¿Empezamos? >>

 


 

Deja un comentario

*campos obligatorios Please validate the required fields

*

*