fbpx

¿Tendría sentido dejar tu trabajo para emprender?

dejar tu trabajo y emprenderUn día más, sin sabor, sin entusiasmo, sin aprendizaje. Una cosa es tener ganas de dejar tu trabajo y otra muy distinta es planteártelo en serio.

 
 
 
 
 
 
 
 
Acabas de llegar al trabajo y miras el reloj pensando cómo te las vas a arreglar hoy para aguantar las próximas horas.

Este es otro nuevo día que quieres que pase lo más rápido posible.

Lo que sientes es indescriptible. Un mezcla de hartazgo, apatía, frustración, y algunos días incluso irritabilidad.

Por tu cabeza pasan innumerables preguntas del tipo:

  • ¿Cómo he llegado hasta aquí?
  • ¿Qué decisiones he tomado para acabar así?
  • ¿Qué hago aquí si esto no tiene nada que ver conmigo?
  • ¿Por qué sigo haciendo esto, por qué no me voy ya?
  • ¿Qué otra cosa podría hacer?
  • ¿Hacia dónde debería dirigir mi carrera?

Pero, de pronto, algún asunto necesita de tu atención, y te pones a trabajar.

 

Así empiezan todos tus días.

Abres los ojos y te dices «ojalá hoy no tuviera que ir al trabajo«.

Llevas algún tiempo leyendo libros de auto-ayuda y haciendo cursos de Desarrollo Personal en un vano intento de sentirte mejor, a pesar de tu situación actual.

Has aprendido que es importante mantenerse positivo, ver el lado bueno de las cosas, hacerte dueño de tu estado de ánimo, no dejar que el exterior arruine tu felicidad interior, pero…

… a ti nada de todo esto te sirve.

Si, deberías estar agradecido por tener un buen sueldo, estar en un buen puesto de trabajo y tener estabilidad. Pero por alguna razón, eso a ti no te basta.

Te sientes algo mal por ser tan inconformista. A veces piensas que la vida sería más fácil si supieras anestesiar esa parte tuya que necesita «algo más» para sentirse satisfecha.

Por mucho que intentes controlar ese anhelo interior de una vida mejor, no hay forma de calmarlo.

Así es como, poco a poco empiezas a dejar de ser tú, una persona risueña, alegre, graciosa, amigable, para finalmente convertirte poco a poco en una persona amargada, frustrada, irritable, quejicas, criticona y sin paciencia.

 

Has perdido tu brillo.

Tus sueños han cambiado. Ya no deseas unas vacaciones en Bali, una pareja perfecta o una casa nueva con piscina y jardín.

Ahora mismo sólo fantaseas con la idea de un despido, de una excedencia, de una baja, o de entregar tu carta de dimisión.

Tu mayor deseo es dejar de tener que ir a ese puesto de trabajo cada mañana.

Hace tiempo que estás aguantando y mirando hacia otro lado, pero empiezas a sentir que ya no puedes más.

Por tu mente aparece siempre el mismo pensamiento recurrente:

¡Quiero ser libre!

Lo que pasa es que no sabes cómo se hace eso.

Es más, lo peor de todo es que ni siquiera sabes si es factible.

Así pues, has empezado a seguir a personas emprendedoras que en su día dejaron su trabajo estable para reinventarse.

Personas que cuentan a los demás que esto es factible y que te explican además cómo lo hicieron posible.

Leer y escuchar a estas personas te devuelve la ilusión por momentos. Es más te sientes como si tú también pudieras hacer lo mismo.

Pero minutos después, alguna cosa te devuelve a tu realidad, y sigues con tu vida. Sin tomar decisiones y sin apostar por un cambio de rumbo.

 

Ese fuego interno no se apagará.

Sin embargo, cuanto más tiempo pasa, mayor es ese anhelo de libertad.

Te das cuenta de que, a pesar de tus esfuerzos y de tu trabajo interior, no puedes apagar ese fuego interno que te lleva a desear otro tipo de vida.

Una vida más libre, más hecha a tu medida, con mayor significado para ti.

Lo compartes con tus amistades o compañeros de trabajo, y te das cuenta de que los demás no tienen ese lado inconformista que te caracteriza.

Así es como te das cuenta de que: no eres como los demás.

Estás hecha de otra pasta. Ya es innegable. Demasiado evidente.

Has llegado a una edad en la que sabes de sobra que eres una mente inquieta y que esta vida estable va a acabar contigo si no haces algo al respecto, ya mismo.

Eres una persona dinámica y proactiva.

Crees en la auto-realización, y en que una vida debe ser vivida en toda su plenitud.

El único problema es que sientes mucha inseguridad porque no conoces a nadie que esté dispuesto a hacer lo que tú: dejar un trabajo estable por un sueño de mayor libertad y plenitud.

Suena utópico.

Suena fantasioso y hasta caprichoso.

Y cuando lo comentas con los demás, aunque te quieren y desean apoyarte, en el fondo sientes mucha culpa porque crees que igual te estás comportando como una persona infantil y soñadora.

A esto se le suma otras cuestiones:

  • es que es demasiado tarde para mi, a dónde voy a esta edad.
  • volver a empezar ahora, ya no es el momento, tendría que haberlo hecho antes.
  • qué dirán los demás de mi, parezco una persona descerebrada.
  • me arriesgo a perderlo todo y quedarme sin nada de lo trabajado hasta ahora.

Esto es lo que hace que a pesar de ser una persona con mucha fuerza interior y capacidad de tomar decisiones, finalmente te quedes dónde estás.

 

Dejar tu trabajo estable para emprender.

Dejar tu trabajo estable es un cambio que da mucho miedo, pero cada vez que te lo imaginas vuelves a sentir ilusión, alegría, motivación y sobre todo, esperanza.

Desearías no tener que tomar tú esa decisión, porque de no salir bien te sentirías extremadamente culpable.

Esta es una de las razones por las que has estado soñando con la idea de que tu empresa te despida… así tú no tendrías la culpa, y podrías hacer lo que quisieras sin presión.

Si. Desde luego que sería más fácil si otro tomaran la decisión por ti.

Pero voy a decirte una cosa. Si lo que quieres es una vida más libre y plena, tendrás que asumir todo el «paquete», incluido asumir que para tener un estilo de vida libre, debes ser libre también de tomar tus propias decisiones.

En mi opinión, este es el primer paso hacia una vida plena.

No puedes pretender una vida de auto-realización si no te planteas aprender a tomar decisiones asumiendo todas las consecuencias que las acompañen.

Al final todo se resume a una sola cuestión:

– ¿Estás dispuesto a asumir las consecuencias de una vida plena? Es decir, ¿estás dispuesto a ser libre?

Ya lo decía Juan Palomo: yo me lo guiso, yo me lo como 🙂

 

Una vida en libertad implica aprender a tomar decisiones y ser congruente con lo que ocurra después de tomarlas.

Y te digo una cosa. No es para tanto.

Al final, muy pocas cosas son irreversibles en este mundo.

¿Y si no sale bien?

Vamos a ver. Si no sale bien, encontrarás la manera de arreglarlo.

Eres una persona capaz, una mente inquieta. Llegado el momento sabrás cómo salir del hoyo.

Si lo piensas racionalmente, no es para tanto.

Sabes de sobra que eres una persona inteligente, responsable, dinámica.

Cuando llegue el momento, lo analizarás y de nuevo tomarás las decisiones que tengas que tomar para re-enfocarte de nuevo.

 

El primer paso.

En mi opinión el primer paso a dar tiene que ver con un reconocimiento interno.

Reconoce quién eres.

Una persona con un lado inconformista que necesita sentir que las cosas que hace cada día en su trabajo tienen un significado para ti.

Reconoce que tu auto-realización depende de ti.

No esperes más a que otros decidan tu suerte. Puedes tomar la decisión hoy mismo.

Esta decisión no tiene porque ser la de dejar tu trabajo hoy.

Puedes decidir dejarlo a un año vista, y trazar todo un plan para hacer que cuando llegue ese momento ya tengas un nuevo proyecto en marcha. Un proyecto de emprendimiento, por ejemplo.

Ya verás como al final, no es taaaaaaaan terrible.

Se trata de ir tomando pequeñas decisiones y dar los pasos oportunos hacia tu objetivo de realización personal y profesional.

 

 

Y tú, ¿has tomado ya tu decisión?

Si es así, por favor, compártelo más abajo en la sección de comentarios. Me encantará leerte! 😀

 
 


 
 

RECUERDA! Si estás pensando en dejar tu trabajo y emprender, hay un sin fin de cosas que puedes ir planificando antes de dar el gran paso.

En mi programa HaztePro, te enseño a aclarar tu primera idea de negocio y a ponerlo en marcha en apenas 3 meses, mientras sigues al amparo de tu trabajo estable actual. Después, la decisión será toda tuya.

De esta manera no sólo no te arriesgas a nada, sino que además durante 12 semanas estarás poniéndote en serio con tu objetivo de crearte una vida laboral más significativa y plena.

Sal de la monotonía y ponlo todo de tu parte para iniciar tu reinvención profesional.

Reserva tu Sesión de Asesoramiento Gratuita, en directo conmigo >>

En la misma hablaremos de tu situación actual, qué es lo que te gustaría conseguir, y entre ambos definiremos los próximos pasos que podrías dar para hacerte cargo de una vez por todas de tu carrera laboral.

 
 
 

foto twitter

Soy Sandra Gonzalez, Coach, Experta en BioComportamiento® y formadora en Marketing Online. Ayudo a personas con ganas de reinventarse profesionalmente, para que puedan emprender en aquello que más les apasiona: el Desarrollo Personal.

Si quieres saber cómo puedo ayudarte a ponerte en marcha para dar curso a tu gran crisis vital y construir tu reinvención profesional, únete a mi programa HaztePro: pulsa aquí para más información.


 

Un abrazo!

Sandra.

3 Comentarios

  1. jordi bassa Author agosto 6, 2020 (6:37 pm)

    Hola Sandra, felicidades por tus videos, són una manera amena y facil de entender conceptos complicados que no todo el mundo es capaz de explicar. I por el trabajo de sintesis de tantas teorias que supone.
    Me gustaria que me dijeras algunos libros que crees importantes para profundizar mas en todo este mundo.
    Gracias

    Reply to jordi bassa
    • Sandra González Author agosto 7, 2020 (11:10 am)

      Hola Jordi, muchas gracias por tu palabras.
      Lo cierto es que te puedo recomendar libros en función de la temática que te inquieta ahora mismo, no dudes en volver a comentarme para darme una pista de qué es lo que estás buscando exactamente.
      Mientras, te puedo recomendar un libro relacionado con este post, sobre encontrar motivación para dejar tu trabajo. A mi me ayudó mucho leer a Robin Sharma en su día. Me encanta cómo escribe y cómo te alienta a ser proactivo. Hay un libro que ya he leído dos veces que se llama «Éxito». Ojéalo un día en una librería a ver si te llama la atención. Y si no, cualquiera de los que encuentres en esa sección de la librería podría inspirarte.

      Un gran abrazo!
      Sandra.

      Reply to Sandra González
  2. FRANC Author julio 3, 2020 (10:55 am)

    Hola. Un artículo muy oportuno después de los últimos posts tuyos.
    Lo cierto es que te pasas el tiempo formándote, leyendo libros de crecimiento personal, autoconocimiento, filosofía, etc., que de algún modo vienen a aliviar esa incertidumbre que sigue viviendo en ti sobre cual es el verdadero propósito de tu vida, etc. etc. Pero lo más importante, como dice tu artículo, es que tienes que pasar a la acción. Debes de dejar de pensar, de valorar y darle vueltas en tu cabeza a aquello que verdaderamente anhelas. Debes salir de la parálisis por análisis y efectivamente, secundo totalmente tu artículo, debes pasar a la acción. Sin acción, todo aquello aprendido, la incertidumbre, tus anhelos, tus objetivos sólo permanecen en la mente. Hay que atreverse a pasar a la acción, a hacer el «trabajo exterior», como tu bien dices. La única forma de avanzar es bajar y descargar todo aquello que tienes en mente y ponerlo en práctica. Yo he apostado por el programa HAZTEPRO y la verdad es que me va muy bien porque me está ayudando precisamente a pasar a la acción, a tomar decisiones y activarme. Estoy convencido que este programa cambiará mi vida, seguro. Este programa está haciendo de mi una persona totalmente distinta a como estaba cuando lo comencé y estoy seguro que cuando termine el programa nacerá conmigo una nueva profesión a la que pienso dedicarme por muchos años.
    Enhorabuena por el post y por el programa Sandra.

    Reply to FRANC

Deja un comentario

*campos obligatorios Please validate the required fields

*

*