fbpx

El sufrimiento y la belleza de los cambios

 Nota: este post es una traducción del artículo The Pain & Beauty of Life Changes, de Léo Babauta. Por tanto, es él quién se expresa como “yo” a continuación.

oportunidades de la vidaLa causa de nuestro sufrimiento es nuestra resistencia hacia los cambios de la vida.

Y la vida es precisamente eso, cambios.

Incluso si me resisto al cambio ( y al sufrimiento) como cualquier otra persona, he aprendido a adaptarme. Aprendí a ser flexible. Me di cuenta de esto:

Todo cambia, y eso es bello.

 

El sufrimiento por los cambios en la vida

¿Qué entiendo por el hecho de que nuestro sufrimiento viene de la resistencia a los cambios en la vida?

Echemos un ojo a las cosas que te suponen un problema:

  • Alguien te chilla en el trabajo. El cambio se produce por el hecho de que esperas a que la gente te trate amablemente, de manera justa y con respeto, pero en realidad esto no sucede siempre así. Cuando no lo hace, te resistes a esa realidad, y esperas que las cosas sean lo que quieres que sean. Así que te pones nervioso, te sientes herido u ofendido.
  • Tu hijo de 3 años (o de 13) no te escucha. De nuevo, esperas que tu hijo se comporte de una determinada manera, pero la realidad es evidentemente diferente. Y cuando la realidad no se desarrolla conforme a lo que esperas, te estresas.
  • Pierdes tu empleo. Es un cambio inmenso, que afecta no solamente a tu estabilidad financiera, sino también a tu identidad. Si eres formador, y pierdes tu puesto, ahora debes gestionar los cambios en la manera en que te percibes a ti mismo. Esto puede ser muy difícil. Resistirse a esos cambio (y a los contratiempos financieros que derivan de la pérdida de empleo) pueden ser muy dolorosos.
  • Tienes demasiadas responsabilidades y te sientes abrumado. ¿Cuál es el cambio aquí? Queremos que las cosas estén bajo nuestro control, pero claramente no lo están. Nuevas responsabilidades y noticias llegan, asi como nuevas tareas y necesidades. Y son cambios difíciles, porque piensas que tienes el control sobre tu jornada, pero ahora ya no es el caso. Y por tanto te sientes abrumado y estresado.
  • La muerte de un ser querido. Uno de los cambios últimos es la muerte, evidentemente, pero ¿qué ha cambiado? Evidentemente la persona ya no está en nuestra vida (al menos, no de la misma manera), y de manera dolorosa, ya no somos la misma persona cuando alguien cercano fallece. Debes cambiar quién eres –  ahora eres un viudo/a en lugar de esposo/a, un padre sin hija, o un amigo dejado de lado (por ejemplo). Quieres que la vida siga como antes, pero no es el caso, así que sientes tristeza y rabia.

 

Solo es el comienzo. Las cosas cambian todo el tiempo, y nos resistimos a ello. Tu día a día cambia, tus realciones cambian, los demás no actúan como deberían, tú mismo cambias, constantemente y es difícil de gestionar.

Es por tanto un sufrimiento derivado del cambio, de no tener el control, o del hecho de que las cosas no responden a nuestras expectativas.

¿Cómo hacerle frente?

 

La belleza de los cambios de la vida

Puedes salir del sufrimiento de muchas manera: irritándote y chillando, emborrachándote y drogándote, comiendo mal, viendo la tele o encontrando nuevas distracciones. Puedes encontrar maneras positivas de salir del estres, del sufrimiento, y de la ira: haciendo ejercicio, hablando de tus problemas a un amigo o intentando retomar el control de la situación de una manera o de otra (planficando, pasando a la acción, teniendo una conversación difícil para resolver diferencias, etc).

O, puedes aceptar los cambios.

Si los cambios son un hecho básico de la vida (de hecho la vida está hecha de cambios nada más) ¿entonces por qué resistirse? ¿Por qué no aceptar y aprovechar?

Observa la belleza del cambio.

Es difícil, porque estamos tan acostumbrados a resistirnos.

Deja de lado tu resistencia y tus juicios durante algunos minutos, y observa la belleza de los cambios de la vida:

  • Alguien te chilla en el trabajo. Esta persona está herida, frustrada, enfadada y libera todo ello sobre ti. Está tratando de controlar el caos de su vida (inútilmente por supuesto) y no lo consigue. ¿Puedes empatizar con esto? ¿Alguna vez te has sentido así? Hay belleza en vuestras semejanzas, en vuestro sufrimiento en común, en vuestra conexión como seres humanos. Acepta mentalmente este ser humano bello y herido, siento su dolor, ofrécele tu compasión.
  • Tu hijo de 3 años (o de 13) no te escucha. Sorprendentemente, está buscando independencia. Muestra que es un ser humano completo y no simplemente un robot que sigue ordenes. ¿Has estado alguna vez en esta situación? ¿Te has sentido alguna vez frustrado por una persona que intenta controlarte? Hay belleza en esta independencia, en ese espíritu luchador, en esa rebelión. La vida es eso (ok, la vida es cambio, pero también la rebeldía sobre el control). Sonríe a esta belleza, ámala, dale a tu hijo el espacio necesario para que crezca.
  • Pierdes tu empleo. Por muy difícil que esto sea, es un final pero también un comienzo. Es el comienzo de un nuevo viaje, una oportunidad de refrescar tu vida, de reinventar quién eres. Observa la belleza que hay en esta oportunidad, la liberación de la “rutina”.
  • Tienes demasiadas responsabilidades y te sientes abrumado. Es difícil, sin ninguna duda, pero es posible renunciar a este caos de responsabilidades y necesidades. No puedes hacerlo todo al mismo tiempo, pero puedes deshacerte de la necesidad de que las cosas están totalmente bajo tu control. Hay belleza en el caos. Es aleatorio, es una locura, es la vida. Observa el dolor de tu resistencia, y la belleza de esta lucha. Date cuenta de que puedes solo puedes hacer una cosa a la vez, y hazla. Aceptando el caos y observando la belleza, puedes estar menos sobrecargado y estresado.
  • La muerte de un ser querido. Quizás el más duro de todos – es indudablemente triste. Pero la muerte es un final, necesario. Los finales son necesarios para que exista la belleza: así como no apreciamos las cosas que son ilimitadas. Los límites son bellos. Y la muertes es el límite último, un recuerdo de que tenemos la necesidad de apreciar la belleza de lo que llamamos vida, mientras la tenemos. La muertes es también un comienzo – no en el sentido de una vida después de la muerte, sino de un comienzo para los que sobreviven. Aunque hayas perdido una persona importante, este final, como la pérdida de un empleo, es un momento para reinventarse. Eso puede parece triste, pero estamos obligados a reinventar nuestra vida cuando alguien cercano muere, y dentro de este proceso hay una oportunidad. Lo que es bello, en mi opinión. Finalmente, por supuesto, la muerte es una oportunidad de recordar la vida de la personal, y de sentirse agradecido por lo que nos ha dado.

 

Las posibilidades de encontrar la belleza en nuestras luchas por cambiar son infinitas. Y esto es, en mi opinión, bello en si mismo.

 

Conclusión by Sandra Gonzalez

Siempre tienes poder de elección. Siempre tienes la oportunidad de decidir cómo vas a gestionar o vivir cada nueva experiencia de vida. Puedes posicionarte en el extremo del dolor y el sufrimiento, o bien dar un pequeño salto en tu forma de entender el mundo y aprender a descubrir la belleza que emana de cada nueva situación o incluso problema. Esto es poder.

Todos tenemos ese poder en nuestro interior, la cuestión no es si lo tienes o no, o si lo tienes en mayor o menor medida que los demás, porque todos tenemos el mismo poder de elección. La única diferencia es que no todos somos conscientes de ello, y por tanto no lo utilizamos en nuestras vidas. Esto es lo que marca realmente la diferencia entre vivir desde el sufrimiento y vivir desde el disfrute.

Así que, como siempre, desde aqui te animo de corazón a que te entregues sin excusas y sin barreras a iniciar tu propio proceso de desarrollo personal. Libera tu poder interior para aprender a vivir desde el lado bello de la vida.

 

Si te ha gustado este post y está decidida/o a disfrutar más de la vida, sea cual sea tu situación, mira aquí lo que tengo para ti.

 

Un abrazo!

Sandra.

Imagen: Fotolia – © WavebreakmediaMicro

1 Comentario

  1. RICARDO SÁNCHEZ MARTÍN Author julio 26, 2018 (6:10 pm)

    Accepting changes is accepting reality. Accepting is eliminating fears of the future and accepting the present. When one does not accept, of course there is resistance. When there is resistance, it suffers, if resistance persists, it continues to suffer, this suffering can become chronic and become more acute in illness. Accept reality as it is. As Jesus Christ accepted his cross from the beginning to its end, it is the only way to cope with life as best as possible and suffer less.

    Thank you very much for reading these lines. Receive a cordial greeting and that you are very happy.

    Richard.

    Reply to RICARDO SÁNCHEZ MARTÍN

Deja un comentario

*campos obligatorios Please validate the required fields

*

*