Desmantela el AutoSaboteador que hay Ti

Young business lady screaming to loudspeaker- “No lo lograrás, eres una ilusa.

- “Es muy arriesgado, no te hagas el valiente que acabarás perdiendo.

- “Qué pintas llevas, así nadie te tomará en serio.

Las cosas que te dices a ti misma/o en ciertos momentos, son auténticas joyas  ;)   ¿De dónde sale esa vocecilla tan maligna?

 

Si hay algo que puede llegar a empañar realmente tu felicidad y seguridad en ti misma/o, es hacerle caso a tu “vocecilla maligna”.

Es una voz que surge en tu interior en los momentos en los que menos la necesitas:

  • cuando inicias un nuevo reto: – no voy a ser capaz, – esto es muy difícil para mi…
  • cuando te enfrentas a algo desconocido: – ¿y si me sale mal?, – ¿y si no lo consigo?
  • cuando conoces a gente nueva o hablas en público: – ¿qué van a pensar de mi?, – seguro que creen que soy idiota…
  • cuando deseas mucho algo y te decides a alcanzarlo: – a dónde vas loca, déjate de tanto soñar, – menuda utopía, vuelve a la realidad…
  • cuando fracasas o te equivocas: – lo ves, ya lo decía yo, no vales para esto, abandona, – soy un fracaso con patas…

Estoy convencida de que estas frase te suenan, y mucho (o al menos alguna de sus variantes).

¿Eres consciente de cuántas veces al día resuena esta vocecilla negativa en tu cabeza? Sea cual sea tu respuesta, ha llegado la hora:

 

Desmantela el Autosaboteador que hay en Ti

La mejor manera de quitarle poder a esta vocecilla e impedir que te limite a la hora de perseguir tus metas y sentirte bien contigo misma/o, es identificar esta voz para así quitarle todo su poder sobre ti.

Si, así es. Puedes entrenarte para que esta vocecilla no te afecte en tu vida personal y profesional. Lo más importante es ser consciente de que este autosaboteador existe solo en tu imaginación, y que no es real. Es decir, por muy cautivadora que resulte en sus afirmaciones, todo lo que te dice es sólo una ilusión. ¡No le creas!

Seguramente te preguntarás para qué existe este personajillo tan inquietante en tu interior. Muy sencillo: para protegerte.

¿Protegerte de qué? te preguntarás. La respuesta es: ¡DE TODO!  :)

Así es, la función de tu Autosaboteador es la de mantenerte “a salvo” encerrándote en una pequeña cápsula de miedos e inseguridades para que nunca, nunca, nunca se te ocurra salir de ella (no vaya a ser que te ocurra algo malo y fracase en su afán por protegerte).

Su objetivo es bastante noble, si lo piensas. Al fin y al cabo sólo quiere lo “mejor” para ti. El problema es que si hay algo que te caracteriza como ser humano, es ese afán por traspasar tus propias barreras, descubrir, aprender, explorar, expandirte en definitiva. Y ahí es dónde el Autosaboteador se convierte en un enemigo. Un freno para tu propio desarrollo personal y profesional.

 

El Autosaboteador y el Estrés

Tu Autosaboteador está ahí, para que no se te ocurra pensar, hacer o decir nada nuevo. Para mantenerte en tu rutina diaria. Se pasa los días invitándote a que permitas que todo siga igual, que nada cambie. Y para ello se sirve de argumentos muy elaborados y persuasivos. Nunca le subestimes, pues esta vocecilla puede disfrazarse bajo distintos velos, se autodenomina a si misma como:

  1. el sentido común
  2. la visión realista
  3. lo normal

Por eso a veces, cuesta distinguirla. Su mejor arma es el Miedo, y su obsesión es que nunca hagas nada nuevo, nada diferente, nada que pueda exponerte a las críticas de los demás o a la incertidumbre. Por eso es tu principal fuente de estrés:

  • Madre mía, no puedo llegar tarde, qué van a pensar de mi!
  • Ay nooo! no puede ser que me haya salido mal, ¿y ahora qué hago?!
  • No sé qué pasará ahora, no soy capaz de dormir por la noches con esta preocupación

De hecho, me atrevería a afirmar que tu nivel de estrés está fuertemente relacionado con el poder que este Autosaboteador tiene sobre ti.

 

Distinguir las dos Vocecillas

Hoy quiero compartir contigo un truco infalible para que detectes si quién está resonando en tu interior es tu Autosaboteador, o bien tu Sabiduría Interior:

En el momento en el que aparezca en tu pantalla mental un pensamiento, atiende a cómo te sientes cuando le prestas atención.

- Si ese pensamiento te hace sentir bien, a gusto, relajada/o… entonces es tu Sabiduría Interior la que habla.

- Si por el contrario, al escuchar ese pensamiento empiezas a estresarte, te preocupas, y sientes miedo o inseguridad… entonces es tu Autosaboteador el que habla en ese momento (seguramente disfrazado de “sentido común” o algo parecido, e intentando convencerte de que el Apocalipsis está a punto de llegar para ti).

 

 

Así de sencillo (o complicado según se vea jeje).

Y te aseguro que este sistema no falla. Lo he probado cientos, miles de veces.

Lo que ocurre es que estás tan acostumbrada/o a creerte lo que te dice esa vocecilla, que al principio te costará distinguirla, y aunque lo que te diga te haga sentir mal, seguirás pensando que es tu Sabiduría Interior la que te habla. Por eso, necesitas practicar y practicar y practicar. Y sobretodo entrenarte en permanecer muy consciente a lo largo del día, para que no te atrape. Como siempre digo, la repetición es la clave.

Necesitarás tiempo, pero puestos a verlo pasar ¿por qué no invertirlo en desmantelar a tu Autosaboteador?

 


foto twitter Soy Sandra Gonzalez, experta en Autoconfianza y Motivación Laboral. Ayudo sobretodo a mujeres trabajadoras a sentir más seguridad en si mismas para que logren recuperar la motivación y el bienestar en su trabajo, mientras aprenden a alejarse del agobio, las preocupaciones y el estrés propios del entorno laboral.

Si quieres saber cómo puedo ayudarte a desmantelar tu Autosaboteador, y a practicar el hábito de tener una mentalidad más saludable, mira aquí lo que tengo preparado para ti :)


 

Un abrazo!

Sandra.

 

Imagen: Fotolia - © Elnur

2 Comentarios

  1. Diana Author agosto 25, 2015 (10:30 am)

    Buenos días

    Leyendo tus explicaciones no hago más que sentirme muy identificada con los sentimientos tan abrumadores que te hace sentir tu autosaboteador. Nosotros somos los únicos que nos ponemos las barreras en nuestra vida. A veces somos nuestro peor enemigo y este miedo, incertidumbre o presión nos paraliza, nos llena de stress entre lo que queremos hacer y lo que suouetsamnete se debe hacer según el sentido común.
    Yo reconozco que a mí siempre me ha acompañado esa vocecita, pero a la vez soy muy orgullosa y con los años he aprendido a llevarle la contraria y a ser como un kamikaze. No te voy a mentir si te digo que todaa las decisiones que he tomado en mi vida(que han sido complejas y ahora reconozco que valientes) me han traído hasta donde estoy y me siento orgullosa de ello. La gente cree que no tengo miedo y echo para adelante con lo que sea. Es verdad, pero la vocecilla siempre está ahí y muchas veces me ha hecho dudar.
    Solo quiero decir que el mundo está ahí fuera para nosotros y no haybque tener miedo, ser sensato pero con un poquito de locura. Si tienes un sueño ve a por él, qué es lo peor que te puede pasar? Que no lo logres? Creo que es peor el hecho de no haberlo intentado y quedarte con esa sensación de …y si ?

    Muchas gracias por compartir tus experiencias con nosotros

    Reply to Diana

Deja un comentario

*

*

*campos obligatorios Please validate the required fields

Te doy la Bienvenida :)

Manténte informado sobre próximas actividades y publicaciones, suscribiéndote a mi boletín mensual.

¡Suscríbete!

* indicates required
descargate_libro