¿Cómo decidir qué hacer con tu vida?

visionAunque parezca que esta pregunta es muy transcendental, y que desconoces su respuesta, debo decirte que en realidad te la contestas cada día, a cada instante y con cada decisión que tomas.

Sandra, ¿me estás diciendo que estoy constantemente respondiendo esta pregunta? Porque a mi me da la impresión de que más bien, no lo hago nunca, es más, me da miedo el simple hecho de preguntarmelo porque no sabría qué contestar.

 

Pues bien, para que entiendas lo que quiero decir, te invito a que lo veas de la siguiente manera:

  • Cuando decides seguir en el mismo trabajo que detestas, un día tras otro, estás contestando lo siguiente: - Decido que “mi jefe”, o “la empresa”, o “la economía” me diga qué debo hacer con mi vida.
  • Cuando decides mantener una relación que no te beneficia, un día tras otro, estás contestando lo siguiente: - Decido que “mi pareja”, o “la suerte” me diga qué debo hacer con mi vida.
  • Cuando sigues accediendo a invertir tiempo y dinero en hacer cosas que no te apetecen, estás contestando lo siguiente: - Decido que “los demás”, o “lo socialmente aceptable” me diga lo que debo hacer con mi vida.

 

Si, lo sé, leer esto: duele! Y lo sé, no porque me lo hayan contado, sino porque he experimentado esta sensación una y otra vez a lo largo de mi propio crecimiento personal. Lo que intento transmitirte, es que todos los días, hasta en las decisiones o pensamientos más superficiales, estás construyendo lo que finalmente será tu vida. El problema es que, seguramente, lo hayas hecho de forma inconsciente… hasta ahora. Y digo “hasta ahora” porque el simple hecho de reflexionar sobre ello hace que lo transformes en algo consciente.

 

Hazte Consciente de tu INconsciencia.

Para poder decidir qué hacer con tu vida:

  • debes primero hacerte consciente de la inconsciencia en la que has vivido hasta ahora. El primer paso es reconocer que te levantas cada día, más preocupada por lo que tienes que hacer ese día (en función de los demás, tus obligaciones, lo que se espera de ti,…), que por el camino hacia el que estás dirigiendo tu vida, con cada nueva decisión.
  • el segundo paso es darte cuenta que, cada vez que lo dejas correr, cada vez que sigues haciendo lo mismo por no tener que enfrentarte a una difícil decisión, en realidad, SI estás tomando una decisión. Estás decidiendo, inconscientemente, mantenerte en tu propio malestar, bien sea en el trabajo, bien sea en tu vida personal.
  • el tercer paso es comprometerte a mantenerte en un estado de mayor conciencia.

Evidentemente, puedes decidir también seguir como siempre. En ese caso, el precio a pagar por la inconsciencia es que alguna otra persona lo decidirá por ti (y tú serás la única responsable de ello). Tu vida estará marcada por un compendio de influencias inconscientes, externas a ti, como por ejemplo: el tipo de educación que has recibido, la sociedad o cultura en la que estás inmersa, las personas que hay en tu vida y en ocasiones por la suerte.

Ahora bien, entrenarte para hacer que tu mente se convierta en un instrumento con el que tomar decisiones conscientemente, te llevará con el tiempo, indudablemente, a hacerte la tan temida pregunta: ¿Qué narices puedo hacer con mi vida?

Y la decisión no será fácil, o más bien, no será evidente… al principio. Porque una vez que tu conciencia, tu forma de ver la realidad, se eleve a otros niveles, elegirás responder a esta pregunta cada día, antes de dejar que sean otros los que respondan por ti.

Si, habrá ocasiones en las que preferirás volver a la inconsciencia para relajar la presión que conlleva hacerte responsable de tu propia vida, pero por favor, no lo hagas ;)  verás como con algo de práctica, confianza en ti misma y motivación, conseguirás responder a cada nueva decisión que se te plantee. Te aseguro que merece la pena!!

 

Entrena tu mente para contestar inteligentemente a esta pregunta.

  1. Es tu forma actual de entender la realidad, la que te ha llevado a vivir tu vida de manera inconsciente. Por tanto, para cambiar esto debes empezar a interpretar el mundo de manera diferente, esto es, elevando tu conciencia.
  2. Existe un modo muy eficaz de hacerlo: poner en duda todo lo que crees acerca de quién deberías ser, qué es lo que se espera de ti, cuáles son tus límites, cuál es tu potencial y hasta dónde puedes llegar si te lo propones. ¿Qué pasaría si desecharas la idea de que tu situación es imposible de mejorar? ¿qué pasaría si empezaras a creer que la vida no es tan temible como pensabas?
  3. Ser inteligente, significa también saber gestionar y comprender tus emociones. Por tanto, si sientes que no hay pasión en tu vida o en tu trabajo, ten por seguro que no has tomado las decisiones correctas. No pasa nada, darse cuenta es el primer paso, ahora sólo, re-dirige tu camino hacia el lugar correcto.
  4. Pregúntate a menudo: ¿lo que estoy eligiendo hacer ahora, tiene sentido para mi a largo plazo? ¿cuando mire hacia atrás dentro de 10 o 20 años, me sentiré satisfecha?

 

En resumen, la respuesta a las preguntas ¿qué puedo hacer con mi vida?, y ¿por dónde empiezo?, no la encontrarás dándole ciento cincuenta vueltas con tu forma de ver la realidad actual, sino que, a raíz de elevar tu nivel de conciencia, de entrenarte para entender el mundo de otra manera, también te conocerás mejor a ti misma, descubrirás así cuál es tu rol (el papel para el que has nacido), y la respuesta vendrá sola. O al menos, eso es lo que me ha pasado a mi :)

 

Si te ha gustado este artículo y quieres añadir algo más acerca de tu propia experiencia, estaré encantada de leerte! Puedes hacerlo escribiendo más abajo en Comentarios.

Un abrazo!

Sandra.

 

Imagen: © frank peters – Fotolia.com

2 Comentarios

  1. Manuel Author septiembre 19, 2014 (12:31 am)

    Me parece un enfoque y a mi se me ocurre otro mas positivo: Cuando decides seguir en el mismo trabajo que detestas, un día tras otro, estás contestando lo siguiente: Decido que estoy cumpliendo el contrato que firme voluntariamente y que la empresa tambien esta cumpliendo; Cuando decides mantener una relación que no te beneficia, un día tras otro, estás contestando lo siguiente: decido que esta relacion me parece mejor que sus alternativas; Cuando sigues accediendo a invertir tiempo y dinero en hacer cosas que no te apetecen, estás contestando lo siguiente: Decido que cuando lo hago obtengo algunos beneficios; a pregúntate a menudo: ¿lo que estoy eligiendo hacer ahora, tiene sentido para mi a largo plazo? , la respuesta puede ser SI, siempre que estes ganando experiencia y desarrollandote como persona; otra pregunta seria ¿como puede tener mas sentido? y otra: ¿como estoy viviendo el aqui y el ahora?, porque solo se vive el presente, el pasado ya paso y no se volvera a vivir y el futuro se vivira, posiblemente, pero no se sabe como y las metas son importantes pero disfrutando en el camino

    Reply to Manuel
    • Sandra González Author septiembre 19, 2014 (10:29 am)

      Gracias por enriquecer este blog con tu comentario Manuel. Si bien es cierto no estoy de acuerdo con que tu enfoque sea más positivo, creo simplemente que tenemos puntos de vista diferentes y que todo depende del cristal con que se mire. En mi opinión (y esto es sólo eso: una opinión), creo que todos hemos venido al mundo con un propósito que es más grande que nosotros mismos. Por eso, cuando sentimos en nuestro interior una “llama” que nos dice que nuestro camino está por otro lado, debemos buscar la manera de liberarnos de nuestros miedos para poder expandirnos, buscar nuevas opciones que probablemente no podemos ni imaginarnos ahora mismo, y alinearnos con ese don único para el que hemos nacido.
      Gracias de nuevo por tu comentario Manuel.

      Reply to Sandra González

Deja un comentario

*

*

*campos obligatorios Please validate the required fields

Te doy la Bienvenida :)

Manténte informado sobre próximas actividades y publicaciones, suscribiéndote a mi boletín mensual.

¡Suscríbete!

* indicates required
descargate_libro